La rifa

19 Ago

“Ser actriz es la sublimación de la feminidad.”

Monica Bellucci

 

 

La rifa

 

Año: 1991.

Director: Francesco Laudadio.

Reparto: Monica Bellucci, Giulio Scarpati, Massimo Ghini.

Tráiler

 

 

            Monica Bellucci, Diosa entre las diosas, hacía su entrada en el Séptimo Arte con La rifa, después de una exitosa carrera como modelo internacional.

            Sucesora natural de la belleza y las curvas de las maggiorate clásicas de Italia, su debut será nada menos que en una historia similar a la que había protagonizado Sophia Loren –de quien más tarde se considerará precisamente su heredera- en el filme Boccaccio ‘70, en el que interpretaba a una mujer que, acuciada por la penuria económica, decidía subastar su cuerpo en una lotería.

            La rifa presenta a una reciente viuda en la sureña ciudad de Bari que recibe el legado de todas las inabarcables deudas de su difunto e infiel marido, abandonada y traicionada progresivamente por todos sus allegados, desde la familia a sus supuestas amigas, pasando por unos hombres que la consideran un precioso pedazo de carne en oferta. Nadie estima en su altura a una mujer que es sensual, fuerte y decidida a partes iguales, a la que no se le caerán los anillos por deshacerse de sus lujos, trabajar de vendedora o, finalmente, servirse de su irresistible atractivo para garantizar el futuro de su hija.

Consciente de que su poder consiste en arrastrar a hombres y mujeres por medio de la promesa de sexo, empleará esa ambición de placer para sus propios fines.

Es decir, una madre coraje como luego será Demi Moore en la denigrante Striptease.

            El caso es que La rifa no comienza excesivamente mal a pesar del feísmo atroz de su realización artística –incalificable también la invasión de esa banda sonora al más puro estilo de los thrillers noventeros norteamericanos-, mostrando esa lucha entre una mujer valiente, revestida con la frialdad de la decepción, de quien lo ha perdido todo –actuación bastante potable de la Bellucci, teniendo en cuenta su nula experiencia y su no demasiado virtuosa carrera interpretativa posterior-, que se enfrenta a la machista sociedad del mezzogiorno italiano, vacía de valores morales y escrúpulos, donde cualquier oportunidad, como la penuria económica ajena, es buena excusa para depredar los mejores culos de rebajas.

            Pero es en una segunda parte calamitosa donde Laudadio, en su doble función de director y guionista, pierde totalmente el norte, introduciendo pésimamente lo que promete ser un cuento de hadas de lo más ñoño, con su impostado y por completo increíble príncipe azul correspondiente, para cambiar luego brevemente a thriller judicial y terminar en un final de comedia amable tremendamente mal abordado, lo que da al traste con cualquier remota posibilidad que podía haber albergado la película.

            Ya se las vería de nuevo la Bellucci en Malèna, más arrebatadora que nunca, capaz de derretir el hielo de los polos, de convertir al ateo en devoto, con las traicioneras consecuencias de su inenarrable belleza sobre la población de un pequeño pueblo de la conservadora e hipócrita sociedad siciliana de la Segunda Guerra Mundial, otra vez deseando la suerte de la fea.

Desaprovechada.

 

Nota IMDB: 5,2.

Nota FilmAffinity: 4,1.

Nota del blog: 3,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: