Quemada!

11 Ago

“En las revoluciones hay dos clases de personas; las que las hacen y las que se aprovechan de ellas.”

Napoleón Bonaparte

.

.

Quemada!

.

Año: 1969.

Director: Gillo Pontecorvo.

Reparto: Marlon Brando, Evaristo Márquez, Renato Salvatori, Norman Hill.

Opening

.

             Gillo Pontecorvo, cuya filmografía presenta en su mayor parte documentales, ya había dado muestras de su firme compromiso de izquierdas desde su debut con Prisioneros del mar hasta los filmes que le había otorgado reconocimiento internacional: Kapò, sobre los campos de exterminio nazi, y La batalla de Argel, a propósito de la descolonización de la Argelia francesa; siempre con el apoyo en la lituratura de Franco Solinas, sea como guionista, sea como escritor o sea como ambos, como en este caso.

             Con Quemada!, Pontecorvo retomaba precisamente este tema de la descolonización, coincidiendo con una época en la que el proceso de desmembramiento de los grandes y caducos imperios coloniales era ya continuo e inevitable, al mismo tiempo que se sucedían procesos de neocolonialismo, más subrepticios pero sin duda similares, derivados de los movimientos de la política internacional de Guerra Fría (Vietnam, Europa del Este, gobiernos-títere de los norteamericanos en Centroamérica, procesos revolucionarios de inspiración y subvención soviética en África, luego la infructuosa invasión de Afganistán, etcétera).

             Así pues, Pontecorvo usa la figura de William Walker (Marlon Brando), enviado del almirantazgo inglés a la (imaginaria) isla caribeña de Queimada, para volcar en la pantalla su discurso acerca de los procesos revolucionarios auspiciados por las grandes potencias, apoyos que no hacen sino esconder sus propios intereses coloniales; un personaje inspirado, al menos en el nombre, en uno de los llamados filibusteros norteamericanos –aventureros y mercenarios privados destinados a ejecutar el Destino Manifiesto y la Doctrina Monroe estadounidense de manera extraoficial- que participaron en las independencias de varias regiones del continente en el siglo XIX.

Un contenido y más que correcto Marlon Brando envuelve en un halo de decepción y pesimismo la mirada de un personaje que es un cirujano de las revoluciones, un hacedor de independencias al servicio de la corona británica –más tarde de la compañía inglesa de explotación de caña de azúcar, que no es muy distinto-, pragmático y en cierta manera vacío -de lo cual es consciente, de ahí su trasfondo de tristeza-, entregado a su trabajo, empleando a las personas sobre el escenario de las rebeliones y luchas como piezas de ajedrez en el tablero, como es el caso de José Dolores (sorprendente Evaristo Márquez, sin experiencia de actor, elegido por Pontecorvo en el mismo lugar de rodaje), aparentemente un isleño más pero iluminado un aura de carisma especial que servirá a Walker para crear la revolución sobre sus hombros.

            De esta manera, Pontecorvo expone su visión de las revoluciones románticas latinoamericanas del siglo XIX –esta en particular toma algunos rasgos de la independencia de Haití-, siempre con el pueblo inevitablemente oprimido entre el juego de las grandes naciones coloniales y la plutarquía imperante con sus egoístas señores, tiranos y caciques locales; el idealismo romántico e ingenuo aniquilado por los intereses de los mercados internacionales y su propio alejamiento de la realidad del pueblo llano; el empleo y luego vana destrucción de títeres al servicio de intereses ajenos a la causa,… expresado con recursos que hacen patente el origen como documentalista de su autor, evidente en pasajes didácticos como la aparición de personajes –o de voz en off– que explican directa o indirectamente al espectador la situación y las causas y procesos que concurren en ella, sin caer nunca en la machaconería o el simplismo pueril.

             Sería injusto acusar a Pontecorvo de miedo o falta de riesgo en rodar escenas de acción –robo, batallas-, puesto que los desastres de la guerra quedan ya bien representados en esas imágenes de miseria, destrucción y cadáveres, a la vez que la espectacularidad no es el objetivo del autor, sino expresar un mensaje a través de una película que, a pesar de tardar un poco en entrar en calor y poseer cierta tendencia discursiva, desde su claro posicionamiento ideológico, siempre muestra una enorme lucidez, enjundia, precisión, y, aún en la actualidad, una vigencia fuera de toda duda.

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,9.

Nota del blog: 8,5.

6 comentarios to “Quemada!”

  1. Dessjuest 15 septiembre, 2012 a 04:40 #

    La verdad es que estoy realmente impresionado, discrepo en la nota, para mí es una peli de 10, no le encuentro pega alguna, en el fondo y en la forma es una maravilla.

    Hay que empezar por lo principal, que es entretenida, bien rodada, la historia es acojonantemente buena, creíble y cruda hasta el tuétano, dura como pocas, sin contemplaciones, y Brando pues eso, casi perfecto.

    Pero es que además tiene unos diálogos imagables, cada frase de Brando casi lo es, la verdad es que su papel es una golosina, y le saca partido.

    Más allá de las cualidades como peli encima tiene la parte de mensaje, su crítica al colonianismo, a la esclavitud, de una forma brillante, sin sentimentalismos baratos, sin moralidades, como ha sido en realidad.

    Me recordó a cierta escena de la mítica serie “Norte y Sur”, cuando el rico esclavista del sur visita al rico empresario del norte y al ver el estado de sus obreros le pregunta que qué diferencia hay entre eso y sus esclavos.

    Y la entrada pues muy acorde con la peli, captando todos sus matices y mensajes, yo pues eso, me quedaría con uno de los personajes más logrados, por todo, por diálogos e interpretación, que he visto en el cine, un prota nada corriente, alejado del típico héroe, esta peli sin duda nunca pudo haberse rodado en Estados Unidos.

    Saludos mozo.

    • elcriticoabulico 15 septiembre, 2012 a 10:57 #

      El cine político italiano era otra cosa… Es una lástima que una película tan crítica y madura como ésta no sea conocida. Ni siquiera recuerdo cómo di con ella, imagino que por simple curiosidad.
      Me alegra que te gustara.

      • Dessjuest 15 septiembre, 2012 a 13:23 #

        Pues sí, porque me da que no se ha editado en España, al menos fue imposible conseguirla doblada, lo más extraño del caso es eso, que encima es entretenida, no es un peñazo filosófico ni mucho menos, ahm, que no sé si es porque en la que vi yo ponía “uncut”, pero también tiene unas cuantas escenas realmente duras. Lo digo por lo que comentas en la entrada de falta de riesgo, yo creo que lo tiene y en cantidades industriales, me da la sensación de que en la sala de montaje quizá cercenaran un poco la cinta que el director rodó.

      • elcriticoabulico 16 septiembre, 2012 a 14:37 #

        No hombre, digo que sería injusto acusarle de falta de riesgo, porque no necesita sangre y violencia gratuita para ser dura (aunque puede que en la versión uncut sí haya alguna escena más explícita, francamente no sé cuál versión ví).

  2. Dessjuest 17 septiembre, 2012 a 11:51 #

    Vaya, pues sí, tienes razón, porque aunque es dura de narices no es de las que te salpican de sangre, ahora capté la idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: