El experimento del Dr. Quatermass

19 Jul

“Venimos en son de paz… Venimos en son de paz…”

Mars Attacks!

 

 

El experimento del Dr. Quatermass

 

Año: 1955.

Director: Val Guest.

Reparto: Brian Donlevy, Jack Warner, David King-Wood, Richard Wordsworth.

Tráiler

 

 

            Los albores de la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética poblaba las pantallas populares de las sesiones dobles y los drive-in de naves espaciales, ovnis y extraterrestres que amenazaban la seguridad de la ciudad, el país o el mundo, con una eficacia y éxito comprobado desde el experimento de Orson Welles con la retransmisión radiofónica de La guerra de los mundos de H.G. Wells en el Halloween de 1938.

            Fuera de los estudios norteamericanos, la productora británica Hammer optaba a partir de la década de los cincuenta, de la mano de James Carreras y vista su irregular contabilidad anterior, por un sistema similar al de la serie B estadounidense con la producción industrial de películas de bajo coste centradas en temas de probada rentabilidad, como los thrillers y, en este caso, la ciencia ficción, donde tampoco se prodigaría demasiado, más centrada en las dos décadas posteriores en la recuperación del terror gótico y el relanzamiento de los monstruos del Hollywood clásico como Frankenstein, Drácula, el Hombre Lobo y similares, proyectando al estrellato a actores como Christopher Lee o Peter Cushing.

            Con El experimento del Dr. Quatermass la Hammer apostaba sobre seguro, dado el éxito del que gozaba la serie televisiva basada en dicho personaje, el que será todo un icono de la ciencia ficción british, tetralogía cinematográfica -le seguirían Quatermass 2, considerada por muchos mejor que esta primera, ¿Qué ocurrió entonces? y Doctor Quatermass, ya de 1979- y nuevas series incluidas.

Para su primera aventura en el celuloide, se recurrió a un director que sería de los más reputados de la franquicia, Val Guest, y, para el protagonismo, a un actor que encarnaría muy correctamente la frialdad científica del personaje en las dos primeras entregas de la saga, Brian Donlevy.

La historia en cuestión versa sobre el accidentado retorno de un nuevo y experimental cohete espacial, lanzado por el Doctor Quatermass sin reparar en autorizaciones gubernamentales ni posibles costes humanos, y que regresa misteriosamente sin dos de sus tres tripulantes, con un único superviviente hecho un ecce homo, en estado de shock y totalmente consumido por una extraña afección que lo desgasta poco a poco, mutándolo en un nuevo ser que amenazará la seguridad de Londres, si no de todo el globo.

            Como sucede en sus homólogos yankis de serie B, El experimento del Dr. Quatermass no es una película que se distinga por sus grandes medios o sus efectos especiales, lo cual ha de suplir con expresividad formal y una conseguida solidez narrativa que la confieren una consistencia y un manejo de la tensión bastante aceptable, con personajes medianamente cuidados y, en general, bien interpretados -mención especial para el “monstruo” de Richard Wordsworth-, lo que logra en definitiva captar el interés necesario para que sea una película entretenida y con el cierto encanto retro de estas producciones, que poco más y nada menos se podía pedir.

Un buen ejemplo de la sugerente ciencia ficción de los cincuenta.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: