Archivo | 17:48

Las uvas de la ira

9 Jul

“Ford es uno de esos artistas que no utilizan jamás la palabra arte, de esos poetas que no hablan nunca de poesía.”

François Truffaut

.

.

Las uvas de la ira

.

Año: 1940.

Director: John Ford.

Reparto: Henry Fonda, Jane Darwell, John Carradine, Russell Simpson.

Tráiler

.

            El cine social tuvo, dentro del periodo clásico de Hollywood, un breve pero fructífero esplendor, previo incluso a corrientes más reconocidas en el género como el Neorrealismo italiano. Un cine que surge en los tiempos del New Deal de Franklin Delano Roosevelt, en unos momentos en los que Estados Unidos trataban de salir del hundimiento económico del Crack del 29 y de la crisis agraria de principios de los años treinta, puesto unas veces al servicio del impulso las políticas e ideales promovidos desde el gobierno, otras con una clara concienciación.

Grandes directores del periodo como Howard Hawks o Raoul Walsh firman obras de temática social, al igual que también hará John Ford; un cine comprometido que se verá frenado en seco por las persecuciones y atropellos de la inefable caza de brujas del senador Joseph MacCarthy.

             Ford siempre será recordado como maestro del western, calificación que muchas veces oculta su maestría en las pequeñas historias, en relatos que rebosa humanidad y poesía. A principio de la década de los cuarenta dirigirá dos películas de contenido social, Las uvas de la ira y ¡Qué verde era mi valle!, filmes que contradicen buena parte de su leyenda de hombre conservador, si bien rodará en el mismo periodo varios documentales de corte militarista y patriótico por encargo de la propaganda bélica norteamericana durante la Segunda Guerra Mundial.

             Las uvas de la ira adapta la novela de John Steinbeck, galardonada con el premio Pulitzer, situada en un Medio Oeste devastado por el terrible Dust Bowl y donde las familias de granjeros son forzadas a abandonar sus tierras y a emigrar en busca de oportunidades a la lejana California. Esta es la situación que encuentra Tom Joad al salir de la cárcel en libertad provisional, encontrándose con su familia en pleno viaje a la tierra prometida, expulsados de sus tierras y con sus lazos familiares como única fuerza, sostenidos en la dignidad por la matriarca (Jane Darwell). Una dramática búsqueda de la subsistencia en la que recorrerán medio país encontrándose con todo tipo de ejemplos de humanidad, desde la generosidad, la solidaridad y la ayuda desinteresada hasta el odio, el egoísmo y la miseria moral, generalmente ligada a las ínfulas de superioridad de la fortuna económica, más absoluta.

              Ford se mete en cuerpo y alma en un filme repleto de una devastadora amargura en el que se apunta directamente hacia los abusos contra unos jornaleros que lo han perdido todo y a los que se amenaza incluso con arrebatar hasta su dignidad y humanidad en el nombre de la mezquindad, la brutalidad irracional y la pura avaricia. El talento narrativo de Ford muestra la odisea familiar de los Joad con una mirada cargada de agrio lirismo, ahondado por la preciosa fotografía en blanco y negro, rica en expresivos contrastes, de Gregg Toland. Henry Fonda, quien ya había protagonizado en el año anterior El joven Lincoln y Corazones indomables con Ford, demuestra de nuevo su genialidad, aunque quien brilla aún con mayor esplendor es una soberbia Jane Darwell, que se llevaría el Oscar a mejor actriz de reparto por el papel de una de esas mujeres decididas y fuertes que pueblan el cine de un autor muchas veces tildado de misógino.

Una película imprescindible de un tipo de cine que más tarde se vería sepultado por la infamia política.

.

Nota IMDB: 8,3.

Nota FilmAffinity: 8,3.

Nota del blog: 9.

A %d blogueros les gusta esto: