Black Water

6 Jul

“Cuando un actor me viene diciendo que quiere discutir su personaje, yo le digo: “Está en el guión”. Si él me dice: “pero, ¿cuál es mi motivación?”, yo le digo: “tu sueldo”.”

Alfred Hitchcock

 

 

Black Water

 

Año: 2007.

Directores: Andrew Trauki, David Nerlich.

Reparto: Maeve Dermody, Diana Glenn, Andy Rodoreda, Ben Oxenbould.

Tráiler

 

 

             El cocodrilo no es capaz de cautivar la imaginación popular como otros “animales asesinos” como el tiburón. De ahí que prácticamente el cocodrilo no cuente ningún éxito entre su, además, relativamente escueta filmografía, con títulos como dos de Tobe Hopper –realizador de La matanza de Texas-, Trampa mortal y Cocodrilo, la exploitation italiana Caimán y otras como Mandíbulas.

            El ozploitation –películas de explotación australianas- ya había tratado el tema en cuestión, en concreto sobre el cocodrilo marino, natural de la isla-continente, en El territorio de la bestia, de resultados más o menos aceptables. Precisamente en el mismo año, Andrew Trauki iniciaría, al alimón con David Nerlich en dirección y guion, su particular díptico sobre la fauna depredadora australiana con vocación de slasher, más tarde completado con The Reef, protagonizada por un gran tiburón blanco.

            Bajo el imprescindible subtítulo de “basado en hechos reales”, una familia de felices domingueros aussies inician un viaje en barquichuela a través de los manglares del norte del país, donde serán volcados y asediados en la maleza por un enorme cocodrilo. La realización esquemática no se anda con circunloquios y pasa rápidamente, tras una escueta presentación de ambientes y personajes, a la acción principal, esto es, que el cocodrilo muerda a gente.

             Siempre es de agradecer que este tipo de productos tan limitados vayan al grano y, obviamente, Trauki está lejos de ser un esteta, pero maneja con cierta competencia los viejos mecanismos de crear tensión ante la amenaza invisible, además de que las interpretaciones son en general mejores del nivel que suele predominar en el género.

Sin embargo, Black Water peca de un fallo frecuente como es el de dejarse llevar por algunos excesos tontorrones y que resultan casi paródicos -el tratamiento de la escena de la tormenta, los ataques finales-, lo que destruye en buena medida la principal baza, sino la única, que juegan estos filmes de ecoterror y supervivencia frente al depredador natural: mantener la tensión a través de una posible –difícil- credibilidad, como sí logrará con mucho más acierto ya en solitario en The Reef; o, en su defecto, no tomarse en absoluto en serio y subvertir los códigos y tópicos habituales en clave irónica. Al final, no se decide ni por lo uno, ni por lo otro.

             Rutinaria, pero digerible y con algunos detalles aceptables que serán mejor y más efectivamente explotados, concediendo menos errores, en su siguiente cinta.

 

Nota IMDB: 6.

Nota FilmAffinity: 4,4.

Nota del blog: 4,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: