Bajo el fuego

2 Jul

“Somoza puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta.”

Franklin Delano Roosevelt

 

 

Bajo el fuego

 

Año: 1983.

Director: Roger Spottiswoode.

Reparto: Nick Nolte, Joanna Cassidy, Gene Hackman, Ed Harris, Jean-Louis Trintignant.

Tráiler

 

 

           Pocos oficios hay más románticos que el de corresponsal en tierras lejanas y exóticas, extranjero en países apasionados, convulsos. En los ochenta surgen numerosas películas que retratan conflictos internacionales, muchos producto de la Guerra Fría, desde el punto de vista del periodismo, como la magnífica El año que vivimos peligrosamente, ambientada en la Indonesia de Sukarno, esta Bajo el fuego, en la Nicaragua de Anastasio Somoza Debayle, la también destacable Los gritos del silencio, en la Camboya jemer, o la notable Salvador, centrada la guerra civil salvadoreña de los ochenta. Películas de un gran nivel medio, aupadas por ese posibilidad de sugerente mezcla de géneros y temas: bélicas, acción, aventura, romance, amistad, luchas por la libertad,… siempre desde ese prisma del extraño occidental, personaje que muchas veces ha de superar su imparcialidad hacia el conflicto ajeno, abrir sus ojos por cuestiones de humanidad y tomar parte en el mismo.

            Bajo el fuego se sitúa en Nicaragua, dentro de la conflictiva Centroamérica de los sesenta y setenta, donde las insurrecciones y movimientos de revolución popular se alzaban contra los diversos regímenes dictatoriales, marionetas de los Estados Unidos como fichas del tablero de la Guerra Fría contra el comunismo mundial. Ejemplo de ello es Anastasio Tachito Somoza, último tirano de su estirpe familiar, mantenido por la Casa Blanca contra el alzamiento guerrillero del Frente Sandinista de Liberación Popular. Un conflicto que se encargarán de cubrir Russell Price (Nick Nolte), un curtido fotógrafo de guerra, su enamorada Claire (Joanna Cassidy) y el exmarido de ésta, Alex Gazier (Gene Hackman), más interesado en retomar su carrera en la televisión estadounidense que en seguir cubriendo conflictos en países perdidos que no interesan a nadie.

            La película sigue esas constantes de pérdida de la inocencia del periodista indiferente, en este caso el Price interpretado por Nolte, y, de manera mucho más ligera, de amor en tiempos de conflicto, siguiendo desde la ficción numerosos hechos inspirados en la realidad, como el asesinato del periodista Bill Steward, para una obra que mezcla esa aventura bélica con la reivindicación política de denuncia de los tejemanejes e intereses políticos que están detrás de todo, de la justificación de lo injustificable, del poco interés, desconocimiento o banalidad en su mirada –en parte igual que los propios periodistas en su llegada- de la rica y acomodada Occidente en devastaciones provocados directa o indirectamente por su gobierno en representación de ellos mismos.

Intenciones loables presentadas con corrección por un Roger Spottiswoode cuya posterior trayectoria se dedicaría a ligeros productos de acción poco memorables –la inigualable ¡Alto! o mi madre dispara entre ellas- en una cinta que pese a su fluidez narrativa y a su magnífico reparto, siempre sinónimo de garantía, le falta fuerza y convicción en la parte estrictamente dramática así como en un contenido político, cosa que sí tendría en mayor medida otra película de situación similar como es el Salvador, de Oliver Stone, más habituado a esa temática de denuncia.

Aún así, medianamente interesante.

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,8.

Nota del blog: 6.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: