Archivo | 16:06

Rango

1 Jul

“Un héroe es todo aquel que hace lo que puede.”

Romain Rolland

.

.

Rango

.

Año: 2011.

Director: Gore Verbinski.

Reparto (V.O.): Johnny Depp, Isla Fisher, Ned Beatty, Abigail Breslin, Bill Nighy.

Tráiler

.

            Industrial Light & Magic volaba por fin en solitario. Creada por George Lucas en 1975 para la realización de los efectos especiales de su primera trilogía de las galaxias, Light & Magic sería la responsable de grandes e innovadores éxitos en el campo de los efectos especiales como son la mayoría de producciones de Lucas, Steven Spielberg o James Cameron.

Rango será su primera aventura totalmente digital en solitario; una historia que se encarga de presentarse a sí misma en la escena inicial como el relato de un camaleón perdedor (Johnny Depp, en un gran trabajo de voz) que ha de encontrarse a sí mismo y a su destino de la mano del conflicto y la aventura en una situación hostil. El inicio se presenta de por sí arrollador, con una estética más psicodélica e impactante de lo que las producciones de animación acostumbran, a medio camino entre el realismo sucio y un viaje de ácido –no es casual que aparezca por ahí el personaje del periodista Hunter S. Thompson de Miedo y asco en Las Vegas, también Depp en la original-, rasgos que parecen trasladarse a la narrativa y al ambiente general, más disfrutable para adultos que para niños, mucho más agrio, agresivo y sugestivo de lo habitual –¡si hasta quien introduce el objetivo espiritual para el protagonista es un armadillo atropellado a la mitad!-, que tiene su continuación en la presentación del reseco pueblo del Far West en el que Rango dará con sus huesos, retratado con admiración y cariño en toda su mugre, decadencia crepuscular y arquetipos.

Un pueblo en el que Rango construirá una nueva personalidad fanfarrona que lo lleva a ser proclamado sheriff en un mal momento, ya que, como en Chinatown, la terrible sequía local parece esconder intereses ocultos. Aquí se introducen ya elementos clásicos, didácticos y más rutinarios –como la maldita manía incrustar guiños cinéfilos a la fuerza-, presentes en mil películas de animación, como son los del ascenso sobre bases fingidas o poco firmes, decepción y caída y posterior redención y autoafirmación. Factores algo previsibles, indisociables a la moraleja destinada al público infantil que, no obstante, son tratados de manera menos tontorrona y más acre de lo que suele ser normal, a lo que le acompaña un gran sentido de la aventura que recupera el aroma de los grandes western -más bien del spaghetti western-, simpáticas dosis de humor con pegada y unos personajes encantadores y estimulantes que superan, con ese diseño tan feista como entrañable, la estereotipada y aburrida imagen y gestualidad que se impone en la animación digital actual.

            Una búsqueda del propio destino, de uno mismo, de un espíritu del Oeste que, como no podía ser de otra manera, tiene los rasgos del Clint Eastwood de la Trilogía del dólar.

Grata sorpresa.     

.    

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 6,6. 

Nota del blog: 8,5.

A %d blogueros les gusta esto: