Más allá de la vida

27 Jun

“Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando.”

Rabindranath Tagore

 

 

Más allá de la vida

 

Año: 2010.

Director: Clint Eastwood.

Reparto: Matt Damon, Cécile de France, Frankie McLaren, Georgie McLaren, Bryce Dallas Howard, Jay Mohr.

Tráiler

 

            Primero carismático icono de la pantalla y luego metido a director, la constancia, variedad, fuerza, peso y calidad de la dilatada carrera de Clint Eastwood le hace merecedor de un hueco entre los grandes del Séptimo Arte, con un reconocimiento tanto del público como de la crítica ganado a base de incuestionable talento, esfuerzo frente a sus detractores y aprendizaje continuo gracias a su inquietud y capacidad de observación de los grandes maestros con los que se había codeado ya desde sus tiempos de actor. A estas alturas de película, el viejo Clint no tiene que demostrarle nada a nadie.

Siempre atento a la condición humana, su ocaso físico quizás sea el responsable del interés de Eastwood en estos últimos años por obras en cierto modo crepusculares, testamentarias o centradas en la vuelta la vista atrás y la reconciliación con la vida y con uno mismo al final del camino, como muestra la simpatiquísima reivindicación de las viejas glorias que era Space Cowboys, la amistad y relación otoñal casi padre-hija de Million Dollar Baby o la impagable redención y a la vez testamento actoral de Gran Torino.

            Más allá de la vida es un melodrama de rasgos fantásticos que incide de manera más directa y con una carga mística más literal de con mayor presencia en la idea de la muerte y la vida ultraterrena por medio de tres historias: la de una exitosa presentadora de televisión francesa que contacta con el más allá tras sobrevivir in extremis al tsunami del sureste asiático de 2004 (Cécile de France), un niño londinense que pierde trágicamente a su hermano gemelo (los hermanos Frankie y George McLaren) y un médium de San Francisco al que cuya conexión con los muertos le impide tener una vida propia (Matt Damon, en un papel de cenizo adecuado a sus limitadas dotes interpretativas). Una historia de vidas cruzadas puestas en conexión a través de unos sentimientos universales muy al estilo de las obras del tándem IñárrituArriaga y que muestra a unas almas perdidas igualadas por la presencia de la muerte que, más reflexionar y obsesionarse con ella, necesitan esa idea ya mencionada de reconciliarse con la vida.

            Clint saca a relucir de nuevo esa dirección clásica y elegante que logra hacer desaparecer la cámara, con una fotografía oscurantista, llena de sombras –obra de Tom Stern, primero técnico y más tarde director de fotografía de muchas de las películas de Eastwood de la última década-, muy ajustada al tema en cuestión, con un inicio torrencial, nunca mejor dicho, con la pasmosa recreación de la ola gigante arrasando la costa asiática. Un inicio lleno de ímpetu que, desgraciadamente no logrará mantenerse a lo largo del metraje, de ritmo pausado en exceso, con un desarrollo del relato con altibajos, sin la fuerza necesaria para lograr mantener el interés hasta un final en el que necesariamente han de confluir las tres historias, algo siempre difícil de lograr con naturalidad, cosa que el libreto del escritor, dramaturgo y guionista inglés Peter Morgan no logra conseguir.

Un Clint menor.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,2. 

Nota del blog: 5.

2 comentarios to “Más allá de la vida”

  1. El Tusos 27 junio, 2011 a 19:26 #

    En lo de historias paralelas y entremezcladas es mejor dejarle el mando a Quentin, que es muy suyo para esas y se le dan condenadamente bien. Es una técnica que si no te la curras puede quedar un poco fuera de lugar, en mi humilde opinión. No es la mejor de Clint, aunque se nota su buena maña en esto del cine y siempre sabe dar algunas pinceladas que dejan buen sabor.

    • elcriticoabulico 27 junio, 2011 a 23:47 #

      Las películas de historias que se cruzan si están bien hechas resultan ágiles y resultonas. Pero claro, tienen que ser siempre tramas atractivas para que no se caiga en la irregularidad y el aburrimiento. Y lo que pasa con Más allá de la vida es que ninguna de las tres historias llega a enganchar precisamente. La de la francesa y los gemelos empiezan bien pero va decayendo y la otra como que suena un poco a visto eso del don-maldición y, claro, que la protagonice Matt Damon no ayuda. Y eso que se agradece mucho que salga, aunque solo sea un ratejo de nada, Steve Schirripa, el gran Bobby “Bacala” de Los Soprano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: