La dama de Shanghai

23 Jun

“Si Rita dice que nuestro matrimonio fue felicidad, imagínese cómo fue el resto de su existencia.”

Orson Welles

 

 

La dama de Shanghai

 

Año: 1947.

Director: Orson Welles.

Reparto: Orson Welles, Rita Hayworth, Everett Sloane, Glenn Anders.

Tráiler

 

 

            Orson Welles apuntaba alto, altísimo, después del éxito de su opera prima Ciudadano Kane. Pero ya en su segunda película, El cuarto mandamiento, comenzarían sus muchos problemas económicos y artísticos y su lucha con la industria de Hollywood para sacar adelante las películas de la manera que deseaba.

Su cuarta obra –no será acreditado en Estambul, donde filma tan solo unas cuantas escenas-, La dama de Shanghai, nace de un encargo a partir de una novela que, según cuenta la leyenda, puede que apócrifa, Welles compró por casualidad y que ni siquiera estimaba valiosa con el propósito de ofrecer una película a Columbia que financiara a su vez su versión teatral de La vuelta al mundo en 80 días.

            Cierto o no, La dama de Shangai proporciona un nuevo acercamiento de Welles al noir tras El extraño, ahora para filtrar a través de su genialidad y revertir las estructuras y códigos del género. Una película en la que contaría además en el protagonismo femenino con su aún esposa, Rita Hayworth, por entonces cerca del final de su turbulento matrimonio y que había alcanzado el estrellato gracias a Gilda, aunque ahora rubia y sin melena, lo que generaría no pocas controversias entre productora y público. Sería su única película juntos.

            Todo ello para encarnar a una femme fatale que atrae con cantos de sirena a Michael O’Hara (el propio Welles), un experto marinero que carga con el antiguo asesinato de un espía a sus espaldas, a su viaje de lujo por el Caribe con su marido, el prestigioso abogado criminalista Arthur Bannister (Everett Sloane, actor principalmente de radio rescatado anteriormente por Welles para Ciudadano Kane y Estambul), y su socio de bufete George Grisby (Glen Anders). Una mujer a la que se adivina un pasado oscuro y que promete un futuro aún más turbio pero irresistible, con amor y odio repartidos a partes iguales.

Un crucero de placer en el que los aparentemente inocentes personajes van desvelando sus trastornos, crueldades, demencias y corrupciones de todo tipo, siempre con la idea de la muerte presente donde el asesino O’Hara parece ser el único cuerdo. Un ambiente perturbador, viciado y asfixiante, de primeros planos rápidos y sudados que revelan una opresión enfermiza de tintes oníricos capaz transformar en pesadilla un entorno luminoso, abierto y paradisíaco.

El viaje que conduce en el retorno a San Francisco a la cuestión que propone el paranoide Grisby a O’Hara, la de su falso asesinato y cobro del seguro, una trama que introduce todo un complejo juego de engaños e intrigas en los que O’Hara se verá zarandeado por los hilos como un muñeco por unos personajes vaciados de humanidad.

            Un verdadero tour de force en el que Welles traslada su maestría en la puesta en escena para transmitir toda esa presión agobiante e insufrible que sufre su personaje, llevándolo hasta un clímax final expresionista que es historia del cine, mil veces imitado en lo posterior; no obstante lastrado por un montaje por parte de la productora que, junto con una banda sonora que considerará previsible y manida, provocará el descontento con el resultado de la película de Welles, uno de los más grandes e inteligentes creadores del Séptimo Arte.

 

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 8.

Nota del blog: 8,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: