Una mala jugada

18 Jun

“Mi parte en Space Jam no es demasiado espectacular, pero hay que tener en cuenta que el protagonista es Jordan, es su película. Creo que es una película entretenida que gustará a los niños. Espero que todo el mundo la disfrute. Bueno, a decir verdad me da igual. Ya me han pagado”

Charles Barkley

 

 

Una mala jugada

 

Año: 1998.

Director: Spike Lee.

Reparto: Denzel Washington, Ray Allen, Milla Jovovich, Rosario Dawson.

Tráiler

 

 

           El cine negro cambió su acepción en los inicios de la década de los noventa, ligado ahora al surgimiento de un nuevo cine con películas dirigidas por autores de raza negra y de temática frecuentemente asociada a la cultura afroamericana. De entre todos, el más reconocido será Spike Lee, cineasta dotado de un estilo propio y siempre comprometido en asuntos raciales y sociales en lo que viene a denominarse como “realismo social negro”. Muestra de ello son su primer gran éxito, Haz lo que debas, análisis de los conflictos raciales en el barrio neoyorkino de Brooklyn, o el militante biopic del líder negro segregacionista Malcolm X.

A finales del milenio, las acusaciones de explotación comercial del racismo, sus contradicciones personales y profesionales y su frecuente uso de la controversia, junto con la menor repercusión de sus películas y la decadencia de la moda por el cine afroamericano, propició que Lee se desmarcara en parte de su habitual discurso agresivo hacia temáticas más generales e, incluso, comerciales.

            En Una mala jugada, Lee devuelve el protagonismo a Denzel Washington tras su  encarnación de Malcolm X, esta vez para meterse en la piel de Jake Shuttlesworth, un preso que es liberado bajo vigilancia por una semana con el único propósito de convencer a su hijo Jesus (Ray Allen, jugador de la NBA, por entonces en Milwaukee Bucks y aún en activo), promesa nacional del baloncesto, para fichar por el equipo del gobernador del estado.

            Una forzada premisa que es también parte de las intenciones de Lee, que se dedica a jugar con clichés y estereotipos –que no evita que algún detalle melodramático resulte excesivamente impostado- para lo que inicialmente parece ser un cuento dulce con tres vertientes –la tensa relación entre padre e hijo, el acoso a la joven estrella por todo tipo de chupasangres que huelen la fama y una pseudohistoria de amor entre Jake y Dakota, la prostituta interpretada por Milla Jovovich- pero que progresivamente se torna en amarga y turbia pesadilla, sobre todo por la que es la parte de largo más interesante y convincente del film, la de la travesía por el desierto de Jesus en su toma de decisión sobre su futuro enfrentándose a todo tipo de Judas, demonios y tentaciones.

            Aún con una ligera reflexión racial presente –no olvidemos que el deporte profesional, sobre todo el baloncesto, es una de las escasas válvulas de escape y promoción social para la población afroamericana-, Una mala jugada es una obra en la que Lee vuelve a hacer gala de sus innegables aptitudes para el montaje, atractivo, ágil y con influencias del videoclip, con un baloncesto filmado casi como un ballet coreografiado; y para analizar cuestiones sociales como ese acoso a la estrella, pero que, en cambio, promete más de lo que finalmente concede, desinflándose a partir de la mitad de la película, en parte por su excesivo metraje y en parte por la irregularidad de sus otras dos historias colindantes, con una relación paternofilial que sin ser mala necesitaba una mayor concreción, ya que queda un poco descolgada en ocasiones, y sobre todo con la historia referente al amor entre Jake y Dakota, del todo superficial e innecesaria, sensación que se incrementa por la mala interpretación de Jovovich. En cambio, Washington cumple en un personaje de santurrón con matices hecho a su medida y Allen contradice con un trabajo competente a precedentes como Jordan, O’Neal -quienes también aparecen fugazmente junto con otras figuras de la NBA- Rodman y, puede que en el futuro, LeBron.

Una obra a la que le sobraban posibilidades y virtudes pero a la que le faltó precisión.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,8.

Nota del blog: 6,5.

2 comentarios to “Una mala jugada”

  1. plared 19 junio, 2011 a 03:10 #

    En mi opinion totalmente prescindible, lenta y aburrida. Saludos

    • elcriticoabulico 19 junio, 2011 a 07:08 #

      Desde luego está lejos de ser el mejor trabajo de Lee pero, en mi opinión, aúna los suficientes alicientes como para pasar el aprobado. Es cierto que le sobran demasiados elementos autocomplacientes, como a cualquier cine de autor. Sobre todo la historieta de amor que se saca de la manga y que no viene nada a cuento, pero la parte de la nueva estrella víctima de tentaciones y traiciones quasi bíblicas me parece que salva los muebles de largo. En realidad precísamente no se hace lenta hasta a partir de la mitad, cuando la película se desvía de ese tema. Todo el metraje adherido a esa parte no termina de conjuntar y hace un flaco favor a la fluidez del film. Creo que es un problema que le suele pasar a Spike Lee, que le gusta demasiado rizar el rizo, ser el más listo de la clase, lo que no le hace dar la puntilla a sus obras de la manera adecuada.
      ¡Gracias por comentar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: