El último hombre sobre la Tierra

14 Jun

“Fueron, pues, desatados los cuatro ángeles, los cuales estaban prontos para la hora, el día, el mes y el año en que debían matar la tercera parte de los hombres…”

Apocalipsis

 .

El último hombre sobre la Tierra

 .

Año: 1964.

Director: Sidney Salkow, Ubaldo Ragona.

Reparto: Vincent Price, Franca Bettoia, Giacomo Rossi-Stuart, Emma Danieli.

Tráiler

 .

           El último hombre sobre la Tierra es la primera de las muchas adaptaciones cinematográficas de la novela corta Soy leyenda de Richard Matheson, a la vez fuente de inspiración de multitud de revisiones apócrifas, sobre todo en el terreno del cine de zombis, que toman su idea original del único superviviente del Apocalipsis como representante de la civilización frente a un planeta dominado por perversiones de la raza humana.

           Tras esta primera versión y un desconocido cortometraje español fechado en 1967, aparece en 1971 su adaptación más popular, El último hombre… vivo, deplorable título para el The Omega Man de Boris Sagal protagonizado por Charlton Heston. La película varía sustancialmente el sentido de la película, trasladándola a un contexto de Guerra Fría –experimento interesante, en mi opinión-, en la que un arma bacteriológica transforma a los humanos en psicópatas fotófobos congregados en una secta religioso-ludita –no vampiros, como en la novela-. A excepción, claro, del sobreviviente Robert Neville, aquí investido como doctor y descubridor de una cura que, por circunstancias del caos del momento, ha de inyectarse a sí mismo, lo que le obliga a sobrevivir, portándola en su sangre y experimentando con los mutantes que pueda recoger sin matar. También, The Omega Man trastoca el final del libro, esta vez sin demasiado acierto aunque sí tratado con efectividad, arrebatando todo sentido filosófico original que poseía la obra de Matheson.

            Ni siquiera conservará ese atractivo tono de aventura y horror setentero la adaptación de Soy leyenda de 2007, que mantiene, sin merecerlo, el título original. Una cinta totalmente olvidable consagrada al lucimiento de Will Smith en el papel de Neville, de nuevo doctor. Una película que elimina cualquier intención reflexiva para sustituirla por pretendido y fallido espectáculo, con unas criaturas reducidas a monstruos violentos prácticamente irracionales y con el final más estúpido, hollywoodiense –en el peor sentido de la palabra- y opuesto a las intenciones de Matheson que se podía conferir a la historia.

Aún menor mención merece el habitual y oportunista mockbuster de turno a cargo de la inefable factoría The Asylum, protagonizado por Mark Dacascos, un actor propio de la acción más casposa, y comercializado como I Am Omega, es decir, la mezcla de los títulos de las dos versiones más famosas precedente y entonces en vísperas de estreno para arañar unos cuantos dólares a aquellos incautos que no tengan demasiada memoria para retener nombres.

            El último hombre sobre la Tierra, estrenada en  es una coproducción italoamericana, rebotada de la productora inglesa Hammer, quien decidió descartarla, y que cuenta con la particularidad de la participación del propio Richard Matheson en la elaboración de parte del guion, aunque bajo seudónimo a causa de sus diversos problemas con la productora, entre ellos por la contratación de un clásico del terror como Vincent Price, con su bigotito y arqueo de ceja, en el papel de Neville y por el descontento con el resultado final de la obra.

De nuevo, y a diferencia de la novela, donde es un hombre sin estudios académicos que estudia y reflexiona sobre a las criaturas por pura curiosidad y aburrimiento, el personaje de Robert Neville es un doctor que busca la cura para una plaga apocalíptica que transforma a los humanos en algo parecido a los legendarios vampiros -esta vez sí como en el original-, hasta que queda finalmente como único superviviente, representante de la civilización humana, y cazador de las inmundas criaturas que lo acosan.

A pesar de que El último hombre sobre la Tierra es la adaptación fílmica más fiel de todas al texto de la novela, se trata de una película que no consigue transmitir con la debida intensidad la sombría vida de Neville, su psicología entre cínica y angustiada como último ser humano y su obsesión por aniquilar a los vampiros, si bien reflejada en parte en una secuencia breve que refleja su indiferencia hacia las criaturas que elimina por el día. Una cinta a la que le falta tensión y garra, quizás por una espectacularidad desde luego incomparable con la del cine actual, pero también defecto en el hacer de los director, Sidney Salkow, hasta entonces ligado a realizaciones televisivas, y Ubaldo Ragona, con poco legado cinematográfico posterior, incapaces de sumergir a fondo al espectador en una historia de por sí apasionante y opresiva y que, pese a acertar manteniendo el final ideado por Matheson, una reflexión sobre la relatividad del bien y del mal, lo desarrolla con acelero y torpeza, lo que afecta en mucho a la calidad final de una película que, con sus dificultades de realización, daba y da para mucho, muchísimo más.

Como dice el tópico, sigue siendo mejor el libro.

 .

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 5,5.

Anuncios

2 comentarios to “El último hombre sobre la Tierra”

  1. kaldina 2 julio, 2013 a 19:43 #

    Esta es una de mis pelis favoritas, el origen del género post-apocaliptico da cuenta del momento histórico en que el hombre se da cuenta de que lo peor de el apocalipsis es sobrevivir a él. La amo, es de lo mejor que se ha hecho sobre esa linea narrativa.

    • elcriticoabulico 2 julio, 2013 a 23:46 #

      Exactamente. Género post-apocalíptico, aunque en versión zombi. De hecho, sirvió de inspiración para la legendaria La noche de los muertos vivientes de George A. Romero. El caso es que, como digo en la entrada, nunca me ha convencido el final que se le ha dado en cada adaptación (quizás me quedaría con la versión protagonizada por Charlton Heston, probablemente porque es la primera que vi y en su día me impactó). Con lo atinado que es el desenlace del libro…
      Por cierto, Richard Matheson, su autor, murió hace poco más de una semana. Descanse en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: