Archivo | 18:07

Primos

10 Jun

“Vida: Conjunto de pequeños dramas que todos juntos no constituyen más que una comedia.”

Sacha Guitry

 

 

Primos

 

Año: 2011.

Director: Daniel Sánchez Arévalo.

Reparto: Quim Gutiérrez, Raúl Arévalo, Adrián Lastra, Inma Cuesta, Antonio de la Torre, Clara Lago.

Tráiler

 

 

            Más allá del gobierno de los adolescentes o del mundo puramente adulto sobre la temática de la gran pantalla, existe también un tipo de cine en franco afianzamiento que centra su mirada sobre la difícil edad de paso entre la juventud y las responsabilidades de la madurez definitiva, la de la estabilidad laboral y el matrimonio; una etapa que, como toda fase de cambio, se encuentra llena de dudas, meandros tenebrosos y laberínticos vericuetos que nunca son sencillos de sortear.

Son películas estas cuyos personajes se hayan perdidos y confusos, con una cierta sensación de vacío o ausencia en su interior, golpeados por un futuro que se les ha presentado sin previo aviso y para el que no se sienten de una u otra manera del todo preparados. Muchas de estas obras plantean la posibilidad de dar un paso hacia atrás como carrerilla para poder avanzar, es decir, un retorno al pasado que se simboliza en la vuelta al lugar de la infancia, generalmente el pueblo (Beautiful Girls, Algo en común), el reencuentro del antiguo, primer e imperecedero amor (La vida de los peces) o el apoyo y la camaradería de las personas de confianza de toda la vida (Días de fútbol), en parte similar al bromance de la comedia norteamericana.

Primos mezcla las tres variables, con un protagonista (Quim Gutiérrez, precisamente con una actuación que recuerda a las características de Alberto San Juan en cintas como Días de fútbol) abandonado ante el altar por su novia y que, en un plan errático, decide retornar a Comillas junto con sus también atribulados primos (Raúl Arévalo y Adrián Lastra) para tratar de lamerse las heridas en el refugio de de infancia, lugar donde revivirá su amor de adolescencia por Martina (Inma Cuesta).

           En tono de comedia amable, Primos es una película que busca y consigue agradar y que se sienta empatía a través de una mirada tierna sobre esas pobres y desamparadas criaturas que necesitan recuperar la plenitud de la infancia, donde todo era despreocupación, vida y felicidad. Unas mimbres tan sencillas como efectivas que, aunque hay que admitir que muchas veces tira por el camino fácil, están bien desarrolladas por Sánchez Arévalo -director que sorprendió con un meritorio debut en AzulOscuroCasiNegro– y que se beneficia de unos personajes entrañables y pulidos con cuidado, interpretados con enorme naturalidad por un elenco estupendo en el que sobresalen Raúl Arévalo, una radiante Inma Cuesta, Adrián Lastra -con el papel más extravagante pero a la vez más divertido de la película-, y un actor siempre cumplidor como Antonio de la Torre.

Muy simpática.

 

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 7.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: