Camino a la libertad

18 May

“Cuando todo indica que por un lugar no se puede pasar, es necesario pasar. Se trata precisamente de eso”

Alfred Mummery

 .
 .

Camino a la libertad

 .
Año: 2010.
Director: Peter Weir.
 .
 .

          Director de grandilocuentes historias de tintes épicos, con gusto por los grandes escenarios panorámicos, Peter Weir retornaba tras siete años de inactividad para ponerse a las órdenes de la National Geographic en la recreación del libro del polaco Slavomir Rawicz, obra que narra la historia pseudobiográfica –muchos analistas y casi cualquier persona con sentido crítico dudan de su veracidad- de la huida del propio autor y otros seis acompañantes de un gulag soviético a través de Siberia, Mongolia, China y Tíbet hasta la India británica.

          Dentro de esa enormidad paisajística, desde luego mostrada con belleza y con una buena puesta en escena, Weir aleja la historia de casi cualquier intención de simbolismo o profundidad, pese al rechazo simplón del totalitarismo comunista de fondo, para un concepto de viaje que siempre es elemento de sencilla y expresiva metáfora en muchas otras obras, ya sea en sentido iniciático de cambio físico y mental del protagonista (cualquier variación de la Odisea como O brother! y otros como Masacre: ven y miraEl verano de Kikujiro, El viaje de Chihiro), de liberación y descubrimiento personal o nacional (Easy Rider, Una historia verdadera, Diarios de motocicleta, Hacia rutas salvajes), alegóricos e iluminados descensos al infierno (Moby Dick como modelo fundacional; Aguirre, la cólera de Dios, Apocalypse Now) o de experiencias humanas límites, con afloramiento de las bajas pasiones del ser humano o, más parecidas a ésta y generalmente con situaciones más crudas y tratamientos menos amables, de supervivencia extrema (búsqueda aventurera de botines como El tesoro de Sierra Madre, Montaña siniestra; reducción al salvajismo también en una cárcel natural en Tasmania).

Un relato inundado por la épica que es más bonita que interesante, más un espectáculo visual que un alegato de cualquier cosa; un viaje vacío de significado más allá de la capacidad de cabezona supervivencia de los protagonistas, totalmente planos e interpretados con superficialidad por unos actores que no transmiten demasiado a excepción, obviamente, de un Ed Harris al que siempre es de agradecer ver en cualquier tipo de producto.

          Bien presentada, Camino a la libertad es un espectáculo medianamente fluido de sucesión de sobrecogedores parajes naturales dignos de la fotografía de su productora, pero poco más.

 

Nota IMDB: 7,4.

Nota FilmAffinity: 6,5.

Nota del blog: 5.

2 comentarios to “Camino a la libertad”

  1. Dessjuest 9 mayo, 2012 a 22:16 #

    Esta peli tiene un problema, que no cuenta nada a partir de que se fugan, tediosa al máximo, uno está esperando a ver si se matan entre ellos, si intentan violar a la chica, no sé, algo que rompa la monotomía,pero nada, salvo variar los paisajes poca cosa.

    • elcriticoabulico 9 mayo, 2012 a 23:59 #

      Desde luego, muy desaprovechada, sobre todo teniendo en cuenta quién estaba tras las cámaras. Son hombres que caminan, caminan y caminan, ni más, ni menos. Eso sí, los paisajes son preciosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: