Archivo | 14:03

Ahora los padres son ellos

17 May

“La paz y la armonía constituyen la mejor riqueza de la familia.”

Benjamin Franklin

 

 

Ahora los padres son ellos

 

Año: 2010.

Director: Paul Weitz.

Reparto: Ben Stiller, Robert De Niro, Jessica Alba, Owen Wilson, Teri Polo, Colin Baiocchi, Daisy Tahan, Blythe Danner, Barbra Streisand, Dustin Hoffman, Harvey Keitel, Laura Dern.

Tráiler

 

            Continuación de la hilarante y pesadillesca Los padres de ella y de su primera secuela, Los padres de él, que aún arrancaba algunas risas de ese enfrentamiento cómico entre grandes actores del método, Ahora los padres son ellos viene a confirmar la tendencia del cine de Hollywood a agotar cualquier filón que pueda dar dinero fácil y cómodo sin devanarse demasiado los sesos en hacer nada que suene a original.

            Abandonada la renovación que proponía con buenos resultados la segunda parte, con la contraposición entre progenitores conservadores y progresistas, provocada en parte por la renuncia de Hoffman a aparecer en más de seis escenas por desavenencias con el guion y con la dirección –el efectivo Jay Roach pasa a la producción cediendo el testigo a Paul Weitz-, el argumento recupera el esquema de la película original, como suele suceder en las trilogías, un nuevo via crucis de Greg Follen (Ben Stiller) con su tiránico suegro (Robert De Niro), en el que se aportan nuevas claves de supuesto humor con los hijos y una nueva y explosiva compañera de trabajo del primero (Jessica Alba) para introducir chistes sobre la sucesión de generaciones familiares, los problemas de la paternidad y la infidelidad.

            Una cinta que aporta cero sorpresas y humor muy, muy escasito, con chistes ya desgastados, típicos enredos, predecibles equívocos y unas cuantas bromas bastante pedestres, aunque quizás se podría ser condescendiente con la innegable aptitud de Owen Wilson para parecer un capullo y con que un niño gordito y simpaticón como Colin Baiocchi siempre tiene todas las de ganar en una película de humor.

Por el contrario, De Niro vuelve a imitarse (mal) a sí mismo siguiendo su línea de suicidio artístico de la última década, la guapa –guapísima- Jessica Alba no parece tener demasiado futuro en la comedia alocada, si bien su personaje no ayuda en nada, y el cameo de un nuevo old schooler del Actor’s Studio como Harvey Keitel queda totalmente desustanciado, poco más allá de la anécdota.

Poco se puede decir de una comedia en la que no te ríes.

 

Nota IMDB: 5,3.

Nota FilmAffinity: 5.

Nota del blog: 3.

A %d blogueros les gusta esto: