Archivo | 13:37

El bonaerense

3 May

“Yo soy una cámara. Soy un ojo que registra la realidad y eso es posible gracias a mi conciencia.”

King Vidor

.

.

El bonaerense

.

Año: 2002.

Director: Pablo Trapero.

Reparto: Jorge Román, Mimí Ardú, Darío Levy, Víctor Hugo Carrizo.

Tráiler

.

           Las aproximaciones argentinas al género social suelen pasar, en muchas ocasiones, por un abordamiento de dicha temática por medio de una delincuencia que corroe las partes marginales de la sociedad, parte y producto del sistema argentino; siempre tratada con verismo en personajes, diálogos y ambientaciones y naturalismo formal, como posteriormente hará el propio director en Carancho, centrada en el mundo de las estafas judiciales por atropellos.

           En este caso, Trapero propone ese mismo acercamiento pero desde el punto de vista de un policía en formación (Jorge Román) en Buenos Aires, situación a la que ha llegado precisamente por sus escarceos en el delito en su Corrientes natal. Un proceso de adentramiento en un mundo policial en el que rigen códigos no demasiado diferentes a los de la delincuencia callejera con su sistema de amiguismos, de lealtades, de la ley del más fuerte,… en ese sentido de corrupción inherente a la sociedad argentina, y en la que, no obstante, se nos presenta a unos personajes trazados con realismo, sin maniqueísmos simplistas, y en las que el realizador no juzga a nadie, solo lo expone ante los ojos del espectador sin efectismos ni juicios morales, sin licencias cinematográficas -quizás más allá de la típica formación militarista con humillación verbal y el montaje con transiciones temporales bruscas en ese transcurso de progreso policial-, con ausencia de banda sonora, iluminación y sonido natural, lenguaje de la calle, muchos intérpretes casi amateurs… en la que la cámara es mera observadora de una sociedad en la que tan solo se trasluce el pesimismo hacia la misma por medio de matices, con la sutilísima transformación del protagonista inmerso en esa espiral de ascensos en el escalafón y de paralela profundización el lo más viciado del sistema.

            Una película pequeña, que opta de manera acertada más por lo sutil y por lo natural que por la espectacularización y el exceso.   

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,6. 

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: