Archivo | 15:07

Inseparables

26 Abr

“El mérito de La mosca fue hacer que la fantasía pareciese totalmente real. El reto en Inseparables es lo contrario: hacer que lo real parezca fantástico.”

David Cronenberg

 

 

Inseparables

 

Año: 1988.

Director: David Cronenberg.

Reparto: Jeremy Irons, Geneviève Bujold, Heidi von Palleske, Barbara Gordon.

Tráiler

 

 

           El cine de Cronenberg, tan peculiar, tan alegórico, tan bizarro, tan visceral (tomado literalmente), es siempre un cine original y provocador pero que puede resultar indigesto. Inseparables fue su mayor éxito de público de su carrera, considerada también por buena parte de la crítica como su obra maestra; una película que vuelve a tener presentes las claves recurrentes de su cinematografía: el sexo, la tecnología, la mutación del ser, la obsesión por el enemigo interior –en este caso en dos individuos que en realidad parecen ser uno solo- que lleva también a esa mutación, a la Nueva Carne.

            No obstante, Inseparables es una película más naturalista, menos fantástica que otras de las que jalonan la carrera del director canadiense, pero no por ello menos angustiosa, menos turbia y enfermiza, envuelta, después una introducción soleada y casi idílica de los gemelos en su infancia, en penumbra, en colores fríos; una ambientación casi esterilizada, en contraste de los intensos tonos rojos presentes en las intervenciones quirúrgicas, presentadas casi como una liturgia donde Beverly oficia de sumo sacerdote.

            Inseparables habla de dos gemelos, Beverly y Elliot (Jeremy Irons, perfecto en su doble papel), con vocación y éxito para la ginecología, triunfadores, con personales distintas –no uno bueno y otro malo, sino distintos y complementarios- que comparten algo más que figuras idénticas y cuya estrecha unión se verá amenazada ante la irrupción de Claire  (Geneviève Bujold), una conocida actriz con una deformidad orgánica que le impide crear vida. Una ruptura precipitada por la búsqueda de una identidad propia y diferenciada de Beverly, una “amputación” de su hermano que parece llevarle a una espiral autodestructiva de droga y esquizofrenia, desgarrado por esa individualización para obtener a Claire y la necesidad vital de unión a su hermano, atado a un destino común que arrastra a ambos, inseparables.

Gran ambientación y tono para una historia tan opresiva como recomendable.

 

Nota IMDB: 7,3.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 8.

A %d blogueros les gusta esto: