Archivo | 14:44

Invasión a la Tierra

19 Abr

“Señoras y señores, esto es lo más terrorífico que nunca he presenciado… ¡Esperen un minuto! Alguien está avanzando desde el fondo del hoyo. Alguien… o algo. Puedo ver escudriñando desde ese hoyo negro dos discos luminosos… ¿Son ojos? Puede que sean una cara. Puede que sea…”

Carl Phillips (La guerra de los mundos)

 

 

Invasión a la Tierra

 

Año: 2011.

Director: Jonathan Liebesman.

Reparto: Aaron Eckhart, Ramón Rodríguez, Michelle Rodríguez, Bridget Moynahan, Cory Hardrick.

Tráiler

 

 

            Tras la tendencia a la espectacularidad y al reinado de los efectos especiales en el género las películas de extraterrestres que se da en el cambio de milenio (Independence Day, La guerra de los mundos), definidas por el catastrofismo y por las historias planas de fondo, se viene dando en cambio en los últimos años una inclinación hacia el realismo en la argumentación y la realización en unos films enfocados casi desde la cotidianidad y el punto de vista del ciudadano anónimo y que emplean a los alienígenas más como símbolo que como amenaza, como muestran obras como la exitosa District 9, Monsters o las próximas Super 8 y Extraterrestre.

           Aunque apuesta en su parte inicial también por el realismo en la (escueta) presentación de personajes y en la filmación y pese a las posibilidades que ofrecía su presupuesto, contrariamente a los tiempos que corren Invasión a la Tierra pretende más emular a las primeras que a las segundas, organizando su trama en torno a una historia manida de valientes marines que se enfrentan a la terrible amenaza extraterrestre bajo el mando de un veterano sargento que arrastra los remordimientos de su última misión (un correcto Aaron Eckhart) o, lo que es lo mismo, un argumento de base con una buena ración de tópicos casi forzados en cuanto a personajes –Michelle Rodriguez se ha convertido, como Michael Cera en la comedia, en un estereotipo en sí misma-, situaciones y reacciones de los mismos, con una apuesta por las explosiones frente a los diálogos y, ya que los efectos especiales no son los más espectaculares de la historia debido a la escasez de medios, sobre todo por el ruido y la agitación frente a cualquier tipo de cuidado por el detalle, lo que lleva a absurdos como el que los personajes tomen el pulso con los guantes puestos.

           Una película típica de las de Dios bendiga a América y a los marines. Es decir, nada de otro mundo.

 

Nota IMDB: 6,1.

Nota FilmAffinity: 5,1.

Nota del blog: 4.

A %d blogueros les gusta esto: