4 meses, 3 semanas y 2 días

16 Abr

El feto es propiedad de toda la sociedad. Cualquiera que evite tener hijos es un desertor que renuncia a las leyes de la continuidad nacional.”

Nicolae Ceaucescu

 

 

4 meses, 3 semanas y 2 días

 

Año: 2007.

Director: Cristian Mungiu.

Reparto: Anamaria Marinca, Laura Vasiliu, Vlad Ivanov, Alexandru Potocean.

Tráiler

 

 

           Probablemente el país de Europa del Este que menos proyección internacional experimentó en el mundo del cine, sin figuras o movimientos renovadores de relevancia más allá de sus fronteras, empobrecido económica y creativamente por la mano de hierro de Ceaucescu, Rumanía ha cosechado cierta notoriedad en su producción cinematográfica en los últimos años, con películas que incluso alcanzan (pocas) salas en España. La mayor parte de culpa es de 4 meses, 3 semanas y 2 días, triunfadora en el Festival de Cannes de 2007.

           Con la historia de una joven que ayuda a una amiga a llevar a cabo un aborto, 4 meses, 3 semanas y 2 días es el retrato de las miserias sociales y morales del sistema comunista rumano de Ceaucescu, acometido, bajo la dirección y guion de Cristian Mungiu, con una crudeza que bebe de buena parte de los principios del manifiesto Dogma –búsqueda de realismo con el rodaje con cámara inestable, el naturalismo de escenarios, iluminación, interpretaciones, diálogos y tiempo narrativo, ausencia de banda sonora- y que aspira a crear lo que en mi opinión es lo más destacable del film: una atmósfera opresiva y tensa, claustrofóbica y malsana, reflejo de una situación desesperada pero que bien puede hacerse extensible a todo el país transilvano, un duro y contundente drama rodado con una dirección distanciada que huye siempre del sentimentalismo gratuito.

            Por el contrario, el recurso al alargamiento premeditado de las escenas -destinado a acrecentar esa sensación de realismo, el sentimiento de tensión asfixiante y la forzada y absurda intranscendencia de una vida oprimida en una sociedad decrépita en la que la presencia del Gran Hermano más que verse se presiente, se respira-, contribuye al mismo tiempo a que el ritmo de la película vaya más por lo contemplativo que por lo activo, es decir, que se imponga la poca acumulación de hechos y la lentitud en su desarrollo en favor de la creación del ambiente y del verismo de la obra.

           Parsimoniosa, austera e interesante.

 

Nota IMDB: 7,9.

Nota FilmAffinity: 7,1.

Nota del blog: 6,5.

4 comentarios para “4 meses, 3 semanas y 2 días”

  1. ALTAICA 21 noviembre, 2011 a 03:32 #

    No seré yo el defensor del manifiesto que citas Dogma, más vinculado a altas dosis de pretenciosidad, dramatismo insoportable, tedio nórdico sin edredón y mareo generado por cámaras con el mal de San Vito. Pero esta película, amarga y desoladora, es todo un ejemplo manifiesto de como su ejercicio de estilo está al servicio de la causa. El problema es cuando dicho ejercicio se convierte en objetivo en sí mismo. No es el caso y la película nos adentra, casi a tiempo real, en los momentos críticos de un ser humano que habita en un mundo sórdido y yermo.

    Obra gris, antiestética, fría y ausente del más mínimo ornato, se configura como un retrato hiperrealista, distinto y peculiar que pone de manifiesto como hay que valorar otras maneras de hacer cine, siempre y cuando su mensaje así lo requiera, pues en caso contrario su propósito está trucado.

    • elcriticoabulico 21 noviembre, 2011 a 15:54 #

      Sí, toda esa ambientación parece tener un significado más allá de “ser el más listo de la clase” -cosa que muchas veces es el objetivo principal del Dogma-, que es el de reflejar una sociedad donde la única opción, la realidad, es lo estéril. Vacía, sin alma, sin futuro, sin pasado y sin presente.
      Pero también aprecio mucho que una película no me cree sensación de aburrimiento, y esta 4 meses, 3 semanas y 2 días me resulta en ocasiones demasiado árida. Aunque interesante en todo momento, eso sí.

  2. ALTAICAaltaica 30 junio, 2013 a 22:09 #

    No había leído tu contestación. Sigo pensando que esta película puede estar entre las más desoladoras, brutales y auténticas que he visto en años. Una obra maestra casi escondida en su atmósfera mísera y descarnada.

    • elcriticoabulico 1 julio, 2013 a 13:21 #

      En lo de la atmosfera coincidimos, desde luego. Es abrasiva hasta el dolor. Eso dice mucho en favor del talento de Mungiu como director.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: