Un mundo perfecto

27 Mar

“Eastwood es un tipo inútil, un orangután absoluto que no sabe ni donde colocar la cámara.”

Jean-Luc Godard

 

 

Un mundo perfecto

 

Año: 1993.

Director: Clint Eastwood.

Reparto: Kevin Costner, T.J. Lowther, Clint Eastwood, Laura Dern.

Tráiler

 

 

           Clint es un tipo con clase, un autor auténtico con un sentido del cine que remite a los clásicos, un puro narrador de historias que ha sabido aprender de todos aquellos directores con los que colaboró en su etapa de actor –Siegel, Sturges, Leone– y adoptar lo mejor de cada uno, puliendo su estilo mediante una continua e incansable actividad.

            Un año después de alcanzar el reconocimiento de la Academia con Sin perdón, su obra maestra y uno de los mejores western de la historia,  Eastwood enfocaba su cámara en el viaje iniciático de un niño retraído en la Texas de inicios de los sesenta que descubrirá el mundo y la vida al lado de un preso fugado (Kevin Costner), en huida hacia un mundo mejor.

            El viejo Clint hace gala de todo su saber y eleva la sencillez y la sutileza a la categoría de arte, con un guion soberbio –firmado por John Lee Hancock, que colaboraría también con Eastwood en la notable Medianoche en el jardín del bien y del mal– que dota de una tremenda sensibilidad a esa salida del cascarón, a la intensa y a la vez delicada relación de complicidad y la evolución de la misma entre ese niño y el preso, también víctima de una infancia robada por la ausencia de afecto paterno y que representará a su vez la figura del padre que falta en su vida. Una obra que es, de igual manera, un vitalista canto a la libertad.

          Eastwood compone una historia narrada sin estridencias –de ahí que injustamente se acuse a Clint, al igual de por no tomar mayor parte en el guion de sus historias, de poco intervencionista e impersonal-, con unos personajes perfectamente dibujados, trazados con mimo y con total veracidad –hasta Costner está espectacular, algo de bueno tendrá Eastwood como director de actores-, con espacio, como en la vida misma, para el humor, el drama, el patetismo y la dignidad; con un sentido del ritmo envidiable, agilizando la película con una trama secundaria más ligera, la de la persecución del convicto por un anticuado ranger y una recién llegada criminóloga, en la que el propio director se reserva un jugoso personaje un tanto autoparódico o justificativo, jugando con esa contradicción entre lo antiguo y lo moderno, lo machista retrógrado y el feminismo y la liberación de la mujer que se iniciaba en los sesenta.

           Otra obra maestra, mi favorita precisamente tras Sin perdón de entre las que han contado con Clint tras la cámara.

Qué equivocado estaba el pedante de Godard.

 

Nota IMDB: 7,3.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 10.

10 comentarios to “Un mundo perfecto”

  1. Maik 27 marzo, 2011 a 22:54 #

    Eastwood es un grande, period!

  2. El Tusos 28 marzo, 2011 a 21:55 #

    Peliculón. ¡Peliculón! He podido comprobar con Eastwood, que su carismático aspecto amojamado influye a la hora de ir con él al cine, algo que ocurre también con algún que otro actor como Jeff Bridges en sus pelis, eterno Nota, que sirve como comodín positivo a la hora de recibir críticas (bien lo saben los Coen…). Pero eso no debería quitar que Clint sabe contar historias como nadie, aportando siempre su “toque especial” y crea personajes complejos (véase Kevin Costner, grande interpretando al atormentado Butch Haynes, induciéndote un Síndrome de Estocolmo y luego haciéndote sentir culpable cuando saca a relucir sus demonios con la familia de granjeros negros).Además siempre aporta algo personal, como en su papel de Ranger, ejemplo de el pasado estadounidense típicamente reaccionario y los nuevos y más abiertos tiempos; como ya demostró en “Gran Torino” a mi ver, una forma de representarse a sí mismo, su antiguo modo de vida de auténtico salvaguardia del Spaguetti Western y su actual visión del mundo.
    En fin, un grande entre los grandes. El tal Godard se merece una mirada de refilón, excrutadora, de Clint. Nunca más osaría volver a dirigirse a él en ese tono tan inconscientemente descortés…

    • elcriticoabulico 28 marzo, 2011 a 22:32 #

      Nunca podría haberlo dicho mejor.
      Y sí, Clint siempre ha sabido reirse de sí mismo, desde aquellas películas en las que iba con un mono hasta la testamentaria y enorme Gran Torino.
      No es que Eastwood haya sido siempre una figura de derechas pura, como podrían ser un John Wayne o vigilantes como Bronson, Sly o Chuache, sino que, aun teniendo rasgos de justiciero indiferente y refractario a los controles del Estado frente a las libertades y justicias individuales, sí que es verdad que ha sido un tipo que siempre ha ido más a su bola, con ideas propias, unas aperturistas y otras no tanto, muchas de ellas fijadas en sus obras con su código moral y sus preocupaciones impresos, frecuentemente escépticas y desilusionadas frente al poder político y el sistema. Si hasta tiene una contraria a la pena de muerte (hay quien dice que luego contrarrestada con El intercambio). De hecho, su poca afiliación a cualquier doctrina es una de las razones por las que abandonaría su cargo de alcalde de Carmel (aparte de por aplicar su tieso y circunspecto encanto y su mirada heladora de ojos entrecerrados sobre una de las concejalas o funcionarias de su pequeño y próspero reino).

  3. Samuel Regueira 30 marzo, 2011 a 14:43 #

    No es de lo mejor de tu tío Clint, pero sorprende por la inesperada (a mi juicio) desmitificación tanto propia como del señor Costner, por una vez equilibrado entre sus irritantes muecas ocasionales y su inexpresividad perpetua.

    La pena es que destaca mucho las cosas, muy subrayada la peli, es más que evidente el problema que el personaje de Costner tiene con su padre, pero en eso Eastwood no ha sido demasiado sutil en esta cinta, incluso diríase repetitivo (como los tics que frecuentemente revela Darren Aronofsky).

    Mystic River, Sin perdón o Los puentes de Madison son pruebas de que Eastwood puede ser más sutil, más equilibrado y más eficaz

    • elcriticoabulico 30 marzo, 2011 a 14:58 #

      Bueno, más que subrayada es que Clint no la hace enrevesada, lo cual le da una apariencia sencilla que puede llevar a minusvalorarla. Yo creo que es una película honda, acertadísima y profundamente sensible. Las otras que citas son también peliculones. Me encantó Los puentes de Madison, y eso que era muy reacio a ver a Clint en plan cursi, pero joder, que bonita peli se monta el tío. Y de Mystic River es que hace mucho que no la veo, me pareció bastante buena en su momento, pero tampoco la recuerdo como obra maestra, solo como peli muy buena. La volveré a ver no obstante. Pongo a esta -juicio muy personal y poco compartido por mucha gente- por delante de Mystic River y Los puentes de Madison, todas ellos, repito, peliculones.

  4. ALTAICA 31 julio, 2015 a 22:27 #

    Hoy le he vuelto a dar una nueva oportunidad, toda vez que nunca fue una película que me pareciera enorme. Sí es una película digna, bien contada y con un ritmo perfectamente medido. Incluso en la historia esencial entre el prófugo y el crío hoy momentos muy conseguidos o, mejor dicho, la evolución está bien perfilada.

    Ahora bien, la película es tramposa en gran medida. Desde ese impresentable y fuera de lugar, por inverosímil, preso que acompaña a Costner en la fuga, a modo de detonante en la confrontación de reos, cuya ausencia de sutilidad es palmaria, pasando por trucos ya muy vistos en lo sentimental. Todo el final es de un artificio poco serio, estirándolo más y más en la búsqueda de la lágrima fácil y poco equilibrada. Sí es una película buena y entretenida, pero si la analizamos con un cierto rigor se le ven las costuras y mucho.

    Hay igualmente estafas grandes o pequeñas por doquier. Por poner una evidente, es cuando Costner no duda en volarle los sesos al esquizoide de su acompañante preso, para más tarde en un acto de limpieza moral o ética del personaje, decirnos en voz en of o casi, que el solo había matado al que maltrató a su madre y al que hizo daño al crío. Un señor así de digno y bueno, no pude meterle un balazo entre los ojos a otro de la forma que lo hace el bueno de Costner, casi en una escena trufada de incluso recreo. Pero…

    Por otro lado, la torpeza e infantilismo (no confundir con el uso de cierto sentido del humos bien confeccionado a lo largo de ciertos momentos de la película y que atinadamente indicas) de las acciones de algunos agentes del orden frisa en la comedia o en lo increíble. Si soy sincero ésta película es al género o subgénero de road movie con niño y preso, lo que Cadena perpetua al cine carcelario. Un fuerte abrazo.

    • elcriticoabulico 1 agosto, 2015 a 15:26 #

      No descarto nada de lo que indicas, ya que admito que Un mundo perfecto es de esas películas que me ganan casi incondicionalmente. Obviamente,e s una película repleta de ingredientes muy populares, pero no creo que caiga en el sentimentalismo más de lo imprescindible. El tono, entre la fábula, el drama y la comedia, le encuentro muy equilibrado y atractivo. Y, además, es una de las pocas películas donde el bueno de Kevin actúa bien. Un abrazo, Altaica.

      • altaica 1 agosto, 2015 a 22:26 #

        Todo lo que dices es cierto y, a fin de cuentas, eso es el cine. Cuidate mucho querido amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: