Archivo | 16:15

Un mundo perfecto

27 Mar

“Eastwood es un tipo inútil, un orangután absoluto que no sabe ni donde colocar la cámara.”

Jean-Luc Godard

 

 

Un mundo perfecto

 

Año: 1993.

Director: Clint Eastwood.

Reparto: Kevin Costner, T.J. Lowther, Clint Eastwood, Laura Dern.

Tráiler

 

 

           Clint es un tipo con clase, un autor auténtico con un sentido del cine que remite a los clásicos, un puro narrador de historias que ha sabido aprender de todos aquellos directores con los que colaboró en su etapa de actor –Siegel, Sturges, Leone– y adoptar lo mejor de cada uno, puliendo su estilo mediante una continua e incansable actividad.

            Un año después de alcanzar el reconocimiento de la Academia con Sin perdón, su obra maestra y uno de los mejores western de la historia,  Eastwood enfocaba su cámara en el viaje iniciático de un niño retraído en la Texas de inicios de los sesenta que descubrirá el mundo y la vida al lado de un preso fugado (Kevin Costner), en huida hacia un mundo mejor.

            El viejo Clint hace gala de todo su saber y eleva la sencillez y la sutileza a la categoría de arte, con un guion soberbio –firmado por John Lee Hancock, que colaboraría también con Eastwood en la notable Medianoche en el jardín del bien y del mal– que dota de una tremenda sensibilidad a esa salida del cascarón, a la intensa y a la vez delicada relación de complicidad y la evolución de la misma entre ese niño y el preso, también víctima de una infancia robada por la ausencia de afecto paterno y que representará a su vez la figura del padre que falta en su vida. Una obra que es, de igual manera, un vitalista canto a la libertad.

          Eastwood compone una historia narrada sin estridencias –de ahí que injustamente se acuse a Clint, al igual de por no tomar mayor parte en el guion de sus historias, de poco intervencionista e impersonal-, con unos personajes perfectamente dibujados, trazados con mimo y con total veracidad –hasta Costner está espectacular, algo de bueno tendrá Eastwood como director de actores-, con espacio, como en la vida misma, para el humor, el drama, el patetismo y la dignidad; con un sentido del ritmo envidiable, agilizando la película con una trama secundaria más ligera, la de la persecución del convicto por un anticuado ranger y una recién llegada criminóloga, en la que el propio director se reserva un jugoso personaje un tanto autoparódico o justificativo, jugando con esa contradicción entre lo antiguo y lo moderno, lo machista retrógrado y el feminismo y la liberación de la mujer que se iniciaba en los sesenta.

           Otra obra maestra, mi favorita precisamente tras Sin perdón de entre las que han contado con Clint tras la cámara.

Qué equivocado estaba el pedante de Godard.

 

Nota IMDB: 7,3.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 10.

A %d blogueros les gusta esto: