Archivo | 15:27

Conan el bárbaro

25 Mar

“- ¿Y tú Conan, qué crees que es lo mejor de la vida?

– Aplastar enemigos, verlos destrozados y escuchar el lamento de sus mujeres.”

Conan (Conan el bárbaro)

.

.

Conan el bárbaro

.

Año: 1982.

Director: John Milius.

Reparto: Arnold Schwarzenegger, Sandahl Bergman, James Earl Jones, Gerry López, Mako, Max von Sidow.

Tráiler

.

            Conan, quintaesencia del cine de espadas y brujerías, del cual establece su base iconográfica, y que tan de moda iba a estar por estos tiempos. La película que catapultó al estrellato a Arnold Schwarzenegger.

            Conan el bárbaro es una adaptación bastante libre del popular personaje creado por Robert E. Howard, una visión de un mundo barbárico, mezcla de mitologías germánicas y sagas nórdicas –no en vano la película abre con una cita de Nietszche, filósofo siempre ligado a esa idea de superhombre luego apropiada por el nazismo- dominado por la guerra y el fanatismo y en el que el valeroso Conan pasará de heredero de Aquilonia a esclavo, gladiador, ladrón y libertador en su búsqueda de venganza contra el malvado y enigmático Tulsa Doom (James Earl Jones) –personaje tomado de otra mitología similar, Kull el conquistador– poderoso líder del culto a la serpiente. Un viaje heroico en el que Conan conocerá la aventura, el peligro, la amistad, el amor, la muerte.

            Con un guion escrito a cuatro manos por un joven Oliver Stone y el propio director, que dejará su huella de admiración por el ardor guerrero y su toque ligeramente fascista -luego parodiado en el Walter Sobchak de El gran Lebowskiy que crea una película pretendidamente hiperbólica, parca en palabras pero tremendamente expresiva visualmente, con tono épico del todo conseguido a través de poderosas imágenes –algunas de ellas rodadas en Segovia y Cuenca– y, sobre todo, realzada por el apoyo de una banda sonora inconmensurable, que sostiene todo el film, a cargo de Basil Poledouris; virtudes que permiten superar ciertas rémoras como excesos propios de la época como las cortinillas laterales, algunas tomas al ralentí o detalles estéticos de marcado regusto kistch –malditos ochenta- o un nivel interpretativo general bastante bajo –no en vano la mayoría de actores principales eran noveles en la gran pantalla, como el surfista Gerry López, la bailarina Sandahl Bergman o el pizpireto Jorge Sanz, que nunca pudo repetir una actuación de este nivel ni llegó a ser tan alto como Chuache-.

Contaría con una segunda parte cuyo nivel caería en picado.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 9.

A %d blogueros les gusta esto: