Archivo | 15:49

Perras furiosas

16 Mar

“La cámara se inventó para la acción y la violencia.”

Quentin Tarantino

.

.

Perras furiosas

.

Año: 2009.

Director: Rick Jacobson.

Reparto: Julia Voth, Erin Cummings, America Olivo, Michael Hurst, Kevin Sorbo.

Tráiler

 

 

           Perras furiosas es el particular homenaje de Rick Jacobson a las películas del exploitation de los años sesenta y setenta y por ende, a sus máximos exportadores a las nuevas generaciones de espectadores: Quentin Tarantino y Robert Rodríguez.

Las referencias a la serie B de chicas guerreras pero neumáticas, con ese cuestionable “feminismo” agresivo del exploitation, comienza ya desde unos títulos de crédito en el que se distinguen desde la Barbara Stanwyck de Annie Oakley hasta una de las musas de Tarantino, Pam Grier, pasando por la película que probablemente más inspire a esta que nos ocupa,  Faster, Pussycat! Kill! Kill!, protagonizada por una de las estrellas de estas producciones y recientemente fallecida Tura Satana, también reverenciada por el director norteamericano.

           Así pues, en la línea de este tipo de películas, Perras furiosas es una cinta protagonizada por los pechos de tres atractivas chicas –la inteligente, la brutita y la inocente- que, tras intentar recuperar un botín de diamantes de una organización mafiosa tendrán que lidiar con las adversidades y juegos de ambición que salen a su paso en el desierto de Mojave, lo que dará para unas cuantas peleas y unos cuantos tiros, siempre con un tono autoparódico y desenfadado.

           El regusto a las producciones de Tarantino y Rodríguez queda patente, aparte de en el argumento, en un guión que recoge el exagerado lenguaje propio del género o técnicas como los planos divididos, el uso –cutrísimo- del croma y la narración no lineal del relato, que combina el presente con flashbacks progresivos que desgranan el origen de la historia y sus personajes.

            Desde luego que a este tipo de películas sin ninguna pretensión más allá del homenaje o la copia más o menos disimulada de la serie B clásica no se le puede pedir ni demasiada calidad ni mucha trascendencia, pero sí ha de exigírsele cierta dignidad por mucha imitación que sea y, por supuesto, que divierta. Y el caso es que Perras furiosas no tiene nada de eso.

La película no pasa de imitar formas, lenguaje y la hiperbólica violencia y sexualidad del exploitation pero con bastante poco encanto. Si incluso a un directorazo como Tarantino ocasionalmente pierde la perspectiva y confecciona zurullos del calibre de Death Proof, al bueno de Rick Jacobson no se le podía pedir tampoco mucho más. Lo que pretende ser entretenimiento informal acaba por ser una sucesión de situaciones que tienden más a la vergüenza ajena, a provocar aburrimiento o directamente irritación; con unas peleas que aunque no están del todo mal rodadas sí son más largas que las luchas de Padre de Familia y más repetitivas, un exceso de duración que se extiende a todo el film; y, sobre todo, por gran parte del reparto, en particular por una America Olivo que sepulta toda su espectacularidad física en una actuación de tan horrible que asusta, y eso que el nivel general queda representado por los actores de las series Hércules y Xena: La princesa guerrera, recuperados por el propio director, que se fogueó en ellas en su día.

            Si quería imitar películas “malas”, Jacobson ha hecho pleno.

.

Nota IMDB: 4,7.

Nota FilmAffinity: 4.

Nota del blog: 2,5.

A %d blogueros les gusta esto: