Archivo | 15:51

Déjame entrar

8 Mar

“Quiero ser lo que tu eres, ver lo que tu ves, amar lo que tu amas…”

Mina Murray (Drácula de Bram Stoker)

.

.

Déjame entrar

.

Año: 2008.

Director: Tomas Alfredson.

Reparto: Kare Hedebrant, Lina Leandersson, Per Ragnar.

Tráiler

.

           La mística del vampiro siempre ha ido unida como símbolo al amor; un amor visceral, amor como necesidad frente a la incomprensión del mundo, amor como renacimiento frente la muerte en vida. Dejando aparte cursilerías ultraconservadoras como la saga Crepúsculo, no es casual que Coppola reinventase Drácula de Bram Stoker como película romántica más que de terror.

           En Déjame entrar el vampiro en cuestión es una niña de doce años –impresionante interpretación de Lina Leandersson– que va a servir a al tímido Oskar (Kare Hedebrant) como puente de paso entre la infancia y la juventud; un ser tan solitario como él, tan necesitado de comprensión y amor frente a una humanidad aislada, alienada y amenazadora, en la que no tienen lugar, y a través del cual va a poder superar las amenazas y miedos de los auténticos vampiros succionadores de vidas y del verdadero terror cotidiano: la soledad, la ausencia de amor.

           El director sueco Tomas Alfredson traslada a la gran pantalla la novela homónima de su compatriota John Ajvide Lindqvist, autor también del guión de la cinta, en una película gobernada por una ambientación hipnótica, de noche sin estrellas, en parte contemplativa –solo un sueco podría hacer una obra de terror con esa lentitud contemplativa-, en parte alucinada; con escueto pero sutil diálogo y repentinos y desasosegantes estallidos de sangre dentro de ese relato tremendamente sensible de un incipiente amor más allá de las barreras de la lógica, de la realidad, de ese encuentro de dos seres desprotegidos en un mundo helado y ciego. Del amor como fuente de vida contra el aislamiento, contra el terror, contra la muerte.

 

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 8.

A %d blogueros les gusta esto: