Green Zone: Distrito protegido

11 Feb

“Estados Unidos no pidió ser parte de esta guerra, y todos y cada uno de los estadounidenses desean que se acabe. Yo también. Pero la guerra no ha concluido; no concluirá hasta que ya alguien venza, ya sea nosotros o los extremistas. Si no vencemos a estos enemigos ahora, serán nuestros hijos los que se enfrentarán un Oriente Medio dominado por estados terroristas y dictadores radicales armados con armas nucleares.”

George W. Bush

 

 

Green Zone: Distrito protegido

 

Año: 2010.

Director: Paul Greengrass.

Reparto: Matt Damon, Brendan Gleeson, Greg Kinnear, Khalid Abdalla, Yigal Naor, Amy Ryan.

Tráiler

 

 

          Tras introducir el cine de espías en el siglo XXI con la entretenidísima saga Bourne, Paul Greengrass traslada ahora la acción y la intriga, con parámetros que recuerdan bastante a las anteriores, al Irak de la invasión norteamericana, donde un militar concienciado –por contradictorio que suene- cuestiona la actuación militar de su país en relación a la inexistencia de las supuestas armas de destrucción masiva que justificaron la intervención; una trama de bien definidas y poco disimuladas tendencias políticas, muy justificadas desde luego, que pone de manifiesto las intrigas, cortedad de miras y chanchullos que se enredan entre sí en esta operación de liberación del país mesopotámico; elementos que muestran a las claras que la tendencia habitual del neoimperialismo americano y del mejor ejercito del mundo no puede ser otra que la chapuza, de la que han dejado ya numerosos ejemplos precedentes.

          Si bien maneja de base ideas realmente atinadas e interesantes –y que incluyen una hiriente pulla al periodismo cazador de noticias que, por ese afán de relevancia oportunista sin cuestionamiento, es susceptible de ser manipulado por los poderes políticos- y el sentido del ritmo de Greengrass es bastante bueno, como ya ha quedado probado en repetidas ocasiones; Green Zone: Distrito protegido no termina del todo de alcanzar la intensidad necesaria para erigirse como gran película. La acción combina secuencias bien filmadas junto con otras, sobre todo las de situaciones puramente bélicas, rodadas cámara al hombro para trasladar con mayor realismo el caos del combate, que resultan más agitadas y mareantes que efectivas y dinámicas. Por otra parte, contar con el protagonismo de Matt Damon, un actor que pese a tener la expresividad de una mesa camilla se las ha arreglado para embarcarse en los proyectos de los mejores directores del mundo, suele ser un factor negativo, aunque por lo menos queda aquí contrarrestado por la presencia de tipos competentes como Brendan Gleeson o el israelí Nigal Yaor, conocido curiosamente por interpretar a Saddam Hussein en la notable miniserie de la HBO House of Saddam.

Por último, un final resuelto un poco cogido por los pelos hace que la sensación general sea que la película, sin ser mala, ni mucho menos, podría haber sido aún mejor.

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,5.

Nota del blog: 6,5.

4 comentarios to “Green Zone: Distrito protegido”

  1. El Tusos 11 febrero, 2011 a 19:47 #

    Una peli interesante de ver. Me da la sensación que el señor Paul Hierbaverde se nutre de todos los beneficios sacados de su trilogía Bourne (él mismo dirigiendo, temática relacionada, logradísimas escenas de lucha con rápidos giros de cámara y un Matt Damon de boca semiabierta y ojillos sorprendido ante los acontecimientos) para rodar una 4ª parte pero en un escenario diferente. Gozando del crédito adquirido, mete un guión correctamente politizado que en realidad es el auténtico protagonista y la razón de hacer esta película. Una vez descubierta la trama con sus triquiñuelas militares, el final, como bien dices, es meramente entretenido y da la sensación de que el director derrocha toda su fuerza en el contenido y esta parte es una formalidad obligada.
    Aún así, una película muy decente, tanto en mensaje como en entretenimiento. A destacar también la recreación que hacen de una Bagdad arrasada y el tenso clima social reinante entre la población local y la foránea.
    Respecto a Matt Damon… su carisma le posibilita el interpretar múltiples registros, pero debería ensayar ciertas muecas frente a un espejo, que la cara “mesa camilla” (jejeje) le viene al pelo bajo la piel del desorientado Jason Bourne o para hacer de becario-pardillo de los ladrones de la saga de Ocean’s, pero hay que reciclarse un poco. ¡Veremos cómo se porta en el regazo de los Coen en la quizá oscarizada “Valor de Ley”! Espero crítica próximamente. Con dios.

    • elcriticoabulico 11 febrero, 2011 a 22:08 #

      Sí, si además es que la sensación que me da es que el guión es demasiado obvio en sus intenciones políticas, que aunque legítimas y necesarias pues hombre, no derrocha en sutilezas, sino que te planta las teorías que sostiene así a las bravas, verbalizadas alto y claro, lo cual suele resultar poco elegante, cinematográficamente hablando. Eso sí, Greengrass casi nunca rehuye el compromiso político en sus películas, lo cual es loable.
      La factura técnica de la acción y la atmósfera es probablemente lo más conseguido de Green Zone, con un tono general notable (ha quedado incluida en el segmento de “buenas“, que no es poco); aunque en la primera escena de lucha, cuando Damon -que cuidado la cantidad de películas buenas en las que ha asomado el careto para desgracia de este pobre espectador, al que no le gusta nada- y su equipo entran en la fábrica de químicos, me metió un mareo en el cuerpo como nunca me había pasado. Y soy un tipo muy aprehensivo contra el mareo, lo que hace que para mí empezara con mal pie.
      Buenas apostillaciones y comentario, Tusos. Gracias por escribir. Por supuesto, Valor de Ley será comentada en cuanto sea posible, que es de esas películas que en principio seguro que valen el pago de la entrada. Como poco espero que sea tan buena como la original, protagonizada por el bueno de John Wayne, que me gustó bastante.

  2. Samuel Regueira 12 febrero, 2011 a 14:33 #

    Qué buena era House of Saddam

    • elcriticoabulico 12 febrero, 2011 a 15:27 #

      HBO siempre es una garantía para las series. También tiene, ambientada en Irak pero esta vez en la llamada Segunda Guerra del Golfo, Generation Kill, del mismo creador que la nunca suficientemente alabada The wire; aunque de momento, a falta de dos capítulos por ver, no está mal pero no me entusiasma como otras de dicha cadena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: