Archivo | 14:13

Q, la serpiente voladora

20 Ene

“Si sangra, podemos matarlo.”

Dutch (Predator)

 

 

Q, la serpiente voladora

 

       Año: 1982.

       Director: Larry Cohen.

       Reparto: Michael Moriarty, David Carradine, Candy Clark.

       Tráiler

 

 

 

           Nada como un poco de serie B desgrasante para época de exámenes.

           Larry Cohen siempre ha sentido predilección a lo largo de su trayectoria de director y guionista por las películas de terror de relativamente bajo presupuesto con toques que entremezclan la casquería bizarra con los clásicos efectos divertidos de los ochenta y el humor desmitificador. Ejemplos de ello son la serie de Estoy vivo, Demon, In-Natural o La bruja de mi madre.

           En Q, la serpiente voladora, un monstruo milenario -el Q del título, apócope familiar del dios azteca Quetzalcoatl– resucita para atemorizar Nueva York desde su morada, en lo alto del lujoso Chrysler Building nada menos. En la histeria, se combinan las historias de un ladronzuelo (Michael Moriarty, un habitual de este director) torpe e irritante –tanto como el montaje de sonido de la cinta, que es horrible- y la de un avispado detective de policía que investiga las conexiones entre supuestos sacrificios rituales aztecas que acontecen en la ciudad y los ataques del monstruo; un personaje encarnado por David Carradine, la clásica estrella decadente que da caché a este tipo de producciones cutrecillas y que, curiosamente, no está demasiado mal. Se ve que es mejor actor cuando la película le importa más bien poco que cuando se lo toma en serio.

Así, entre diálogos escritos en una tarde perezosa de domingo, se da la típica trama de luchas entre valientes ciudadanos y la criatura misteriosa, aún confeccionado con la mezcla tradicional de stop motion y partes a escala real de plástico, unos efectos especiales que ya en esta época dejaban incluso de parecer entrañables tras ser ampliamente superados por la imaginería desarrollada por la factoría Lucas en la saga de La Guerra de las Galaxias.

            Pues lo dicho, para aliviar tensiones y despejar la mente en tiempo de estudio.

 

Nota IMDB: 6,1.

Nota FilmAffinity: 4,8.

Nota del blog: 3,5.

A %d blogueros les gusta esto: