Archivo |

Balada triste de trompeta

16 Ene

“El amor y el odio movilizan al mundo, sin ellos, el mundo carece de razón.”

Fernando Senepart

 

 

Balada triste de trompeta

 

       Año: 2010.

       Director: Álex de la Iglesia.

       Reparto: Carlos Areces, Carolina Bang, Antonio de la Torre, Sancho Gracia, Santiago Segura.

       Tráiler 

 

 

           En la mente de Álex de la Iglesia lo siniestro encuentra cabida no en monstruos o fenómenos espectaculares. El terror se encuentra siempre en lo cotidiano, en lo habitualmente amable y lo aparentemente inocuo.

           De este concepto nace la idea de Balada triste de trompeta – título extraído de la canción de una película ambientada en el mundo circense y protagonizada por Raphael– que, como la vida misma, aúna lo más cómico con lo más trágico casi sin solución de continuidad, como las dos caras de la misma y roñosa moneda. La película recorre la vida de un hombre destinado por las desgracias de la vida -parte de la metáfora paralela sobre el curso histórico de España que acompaña de fondo al film-, a ser payaso triste (grande, el chanante Carlos Areces) que verá la manera de alcanzar sus anhelos de realizarse y dar sentido a sus desventuras vitales en la salvación de Natalia (Carolina Bang), la voluptuosa equilibrista del circo en el que trabaja de las garras de su violento amante, precisamente su Némesis escénica -e histórica-, el payaso tonto; un duelo en el que Natalia se verá atrapada en una espiral pesadillesca de amor y odio, de venganza y locura.

          Mientras que Balada triste de trompeta, tiende a lo gamberro y lo exagerado y abunda en lo absurdo y caricaturesco, terreno en el que de la Iglesia puede dar rienda suelta a su particular y afiladísimo humor negro, siempre cruelmente contestado por lo trágico a modo de bofetada; el director vasco siempre se ha mostrado mucho más acertado y mordaz cuando sus películas se han movido dentro de esa distorsión de la cotidianidad pero en el marco de la verosimilitud, cosa que aquí no ocurre puesto que, en mi opinión, la función se le va de las manos en ese crescendo enloquecido de pasión e ira, víctima también de una trama pobremente desarrollada y un montaje que da la sensación de apresurado. 

Una obra con unas interesantes intenciones de base que al final resultan un tanto fallidas y que sin duda alimentará la coulrofobia de más de uno.

          Y para que no se queje el bueno de Álex, no me la he descargado de Internet. Y podía.

 

Nota IMDB: 6,6.

Nota FilmAffinity: 6,1.

Nota del blog: 6.

 

A %d blogueros les gusta esto: