Archivo | 16:36

Joe Kidd

11 Ene

“Rodaba con John Wayne una secuencia de una película del Oeste, y su personaje debía disparar por la espalda. Wayne se enfadó y se negó a rodarla porque, según él, un cowboy respetable jamás dispararía por la espalda. ¿Eso crees? –le espeté- Clint Eastwood en tu lugar sí dispararía.”

Don Siegel

 

 

Joe Kidd

 

Año: 1972.

Director: John Sturges.

Reparto: Clint Eastwood, Robert Duvall, John Saxon, Stella Garcia.

Tráiler

 

 

           El western, quizás el principal género del cine estadounidense, afrontaba en los 70’s su última década de pujanza en el panorama cinematográfico, una recta final en la que el Oeste se veía influido ya por la visión de las producciones que habían surgido en Europa, en la que el spaghetti-western italiano sería la de mayor relevancia.

           Joe Kidd surge en medio de todo esto, financiado por la productora de la mayor estrella surgida del spaghetti-western, Clint Eastwood, influida e ideada para su lucimiento como parte ya del star-system hollywoodiense, ya que venía de encarnar a Harry ‘el Sucio’ Callahan e incluso de debutar como director en Escalofrío en la noche el año anterior. Pese a la siempre sobria y efectiva dirección de John Sturges, otros elementos apreciables de esa influencia italiana están en la partitura de Lalo Schifrin, algo más chirriante que la de las bandas sonoras clásicas habituales, influencia de Morricone y, bueno, también de la música de la época; y, sobre todo, en el trazado del carácter del protagonista, también favorecido por la anulación del código Hays –una especie de censura moralista del cine de Hollywood-, con un Clint ambiguo y no demasiado honorable, cínico y nihilista, ni puro ni angelical pero no carente de firmeza y honradez.

          En fin, el argumento en sí trata de las reyertas fronterizas entre ovejeros mexicanos y un rico terrateniente americano (Robert Duvall), luchas entre dos bandos entre los que se verá envuelto a la fuerza el Joe Kidd (Clint) que da nombre a la película y que deberá desfacer los entuertos que surjan a su paso. Así pues, un western ligerito, cumplidor y bien contado, con simpáticas dosis de humor desmitificador para que Clint se luzca como el tipo duro que es y del que se puede extraer una conclusión que, no obstante, es pura tautología: Si creas un conflicto, no metas a Clint en medio.

 

Nota IMDB: 6,2.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: