Con el agua al cuello

22 Dic

“Así que eres un detective privado. No sabía que existieran, excepto en los libros. O bien que eran pequeños hombrecillos grasientos que husmeaban en los pasillos de los hoteles. Dios, es usted un desastre, ¿no cree?”

Vivian Rutledge (Lauren Bacall, El sueño eterno)

.

.

Con el agua al cuello

.

Año: 1975.

Director: Stuart Rosenberg.

Reparto: Paul Newman, Joanne Woodward, Anthony Franciosa, Murray Hamilton, Melanie Griffith.

.

.

.

            De entre los estereotipos del mundo cinematográfico, mi favorito ha sido siempre el del detective privado: antihéroes tan inteligentes como cínicos, desarraigados y desengañados, habitantes de una sociedad hundida en la mugre y en la que se mantienen a flote aferrados a su propio e inquebrantable código moral.

Las películas de detectives privados habían tenido su Edad de Oro durante la década de los cuarenta y ahora en los sesenta y setenta se encontraban de nuevo de moda, ya en sus formas más clásicas (Adios, muñeca, Detective Privado o Harper, investigador privado, primera parte de la cinta que hoy nos ocupa) como en nuevas versiones más actuales y desmitificadoras –y estupendas- de la figura del private investigator (El largo adiós).

           Tanto la ya mencionada primera parte –Harper, investigador privado– como esta Con el agua al cuello se sitúan en los modelos clásicos del género. En esta ocasión, el detective Lew Harper –basado en el Lew Archer de Ross MacDonald– cambia Los Ángeles por el Deep South norteamericano para investigar, contratado por una ex amante suya, el supuesto caso de chantaje que sufre el marido de esta. Como es natural, la investigación en la que se enredará Harper pondrá de manifiesto las intrigas familiares, la avaricia del magnate del petróleo local y las corruptelas de una sociedad rancia y moralmente decadente. Ya saben, el mundo en el que los detectives privados se mueven como pez en el agua.

            Como se puede ver, un argumento de corte clásico narrado con solvencia bajo la dirección de Stuart Rosenberg –tercera colaboración con Newman tras La leyenda del indomable y Los indeseables, con un guión efectivo y la carismática presencia de un Paul Newman un poco pasado de rosca y que se divierte de lo lindo de nuevo en la piel de Harper. También aparece Melanie Griffith pre-cirugía en una de sus primeras incursiones en el cine.

Una obra decente dentro de un género que, por otra parte, ha dado auténticas obras maestras. Entretenimiento garantizado.

.

Nota IMDB: 6,4.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: