Todos los hombres del Presidente

13 Dic

“No se puede servir al bien común sin la verdad como telón de fondo. “

Carl Bernstein

 

 

Todos los hombres del Presidente

 

Año: 1976.

Director: Alan J. Pakula.

Reparto: Dustin Hoffman, Robert Redford, Jack Warden, Jason Robards.

Tráiler

 

 

           Si el otro día tocó la revisión de TRON, la película totémica de la informática, hoy pasamos a Todos los Hombres del Presidente, la película que todo periodista debería tener en su mesilla de noche.

           Todos los Hombres del Presidente es otro buen ejemplo del cine comprometido de la llamada Generación de la Televisión de Hollywood, como ya habíamos visto también con Siete Días de Mayo. Un cine de conciencia liberal progresista que defiende a través del thriller –en el que la forma pasa a ser más importante que el fondo- los valores democráticos y del Estado de Derecho en una época convulsa en lo político y lo social para Estados Unidos. De hecho, los acontecimientos referidos en el film eran entonces de rabiosa actualidad, puesto que suceden tan solo dos años antes de la fecha de estreno de la película. Compárese ahora con los telefilmes de actualidad de Telecinco como Alakrana o Vuelo IL-8714, sin olvidar la entrañable –contra su voluntad- comedia de enredo Felipe y Letizia.

           Alan J. Pakula, anteriormente productor de Matar a un ruiseñor y que había disfrutado de un notable debut con Klute, dirige con sobriedad esta cinta que narra la investigación de Woodward y Bernstein, los dos míticos periodistas del Washington Post, sobre el escándalo del Watergate, quintaesencia del periodismo de investigación y denuncia –compárese también con el España Directo y otros de hoy- y que se llevaría por delante a todo un Presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon. Un intenso ejercicio de defensa de la necesidad del compromiso con los valores fundamentales de la sociedad democrática y las libertades que destaca, aparte por de un magnífico reparto, por la minuciosísima recopilación de datos, basada en en el propio libro de Woodward y Bernstein, para fundamentar la trama.

Y, sin embargo, desde mi punto de vista es aquí donde falla la película, en la sobrecarga de información y hechos, no reflejados visualmente, que convierten al film en casi un documental difícil de seguir y en el que la carga dramática decae demasiado.

           En resumen, una obra que ha legado imágenes ya icónicas del séptimo arte y la cultura en general pero que, finalmente, resulta mejor como lección de periodismo que como película en sí. Aun así, datos objetivos: cuatro Oscar y otras cuatro nominaciones.

Para ver tomando apuntes.  

Nota IMDB: 8,0.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 6.

4 comentarios to “Todos los hombres del Presidente”

  1. Samuel Regueira 21 diciembre, 2010 a 14:17 #

    No tienes vergüenza. Poner la misma nota a una cinta clave en el cine de denuncia social (independientemente del periodismo) que a una comedieta de Eddie Murphy pasajera y fácilmente olvidable. La una, basada en hechos increíblemente reales, con interpretaciones inmejorables y una crónica de la historia reciente imprescindible. La otra, un pasatiempo vacío y a ratos cargante, una pretendida alegoría al feminismo (¿cómor?) y con un guión tan átono e impersonal que no llega a vehículo del lucimiento del por otra parte muy histriónico “actor” (no por nada nominado 12 veces a los Razzies, “ganador” de tres y uno honorífico este año).

    Sin ánimo de hacer el troll, pero seguiré merodeándote por aquí a ver con qué despropósitos me obsequias 😀

    Un abrazo.

    • elcriticoabulico 21 diciembre, 2010 a 20:21 #

      Pues tampoco te falta razón. Pero a Todos los hombres del presidente le pasa que es tan embarullada que sólo queda eso, una denuncia social pero tampoco sabes muy bien ni qué ha pasado ni quién ha hecho qué. También he de admitir que puede haber sido torpeza mía, claro. Es que con la excusa de denuncia social tampoco se puede excusar todo, hay denuncias buenas que producen películas buenas y denuncias igualmente loables que producen películas malas. Ambos casos se pueden ejemplificar en León de Aranoa, que tiene pelis magníficas como Los lunes al Sol y panegíricos de ghetto infumables como Princesas.
      Lo de
      El príncipe de Zamunda la verdad es que lo único que puedo alegar es que a veces soy un tipo nostálgico y que, en general, me pareció divertida y poco cargante, y eso que no soy fan de Eddie Murphy. Se infravalora mucho la cualidad del cine como diversión.
      Pero sí, en peso artístico y profundidad ganaba por goleada Todos los hombres del presidente, es innegable.

  2. Triste Sina 7 julio, 2013 a 09:37 #

    Nunca me he planteado esta película en este modo. Como “una mala película” porque básicamente tendría un mal guión. Tal vez porque conozco discretamente la historia, no recuerdo haberme quedado con la sensación whatthefuck?, la he visto más de una vez. Me quedo con las actuaciones, como bien dices. Con una propuesta formal súper sobria también derivada del hecho de haber elegido (?) trabajar con bajo presupuesto. Volveré a mirarla y entonces… I’ll be back. 🙂

    • elcriticoabulico 7 julio, 2013 a 18:48 #

      El caso es que todos aquellos con los que he hablado de Todos los hombres del presidente están encantados con ella. Es más, creo que si la volviera a ver yo también estaría encantado con ella. De hecho, igual la pego un repaso un día de estos y también I’ll be back jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: