Duelo en la Alta Sierra

12 Dic

Peckinpah era un fatalista. Era un tipo con mucho talento, pero le traía sin cuidado su vida. Y muchas cosas de las obras que hizo, las hizo sin importarle demasiado el resultado global, con tal de que la película tuviera sangre, entrañas y furia.”

Ben Johnson

 

 

Duelo en la Alta Sierra

 

Año: 1962.

Director: Sam Peckinpah.

Reparto: Joel McCrea, Randolph Scott, Mariette Hartley, Ron Starr.

Tráiler

 

 

            Ser un buen hijo te garantiza, entre otros aspectos también positivos, que en Navidades puedas recibir cosas tan maravillosas como una colección de cinco DVDs de Sam Peckinpah. Peckinpah, “el renegado de Hollywood”, un auténtico maestro adelantado a su tiempo, artífice de películas tan fatalistas y violentamente desesperadas como líricas, con personajes tan complejos y desgarrados como su propia vida. Un autor que servirá a la posteridad cinematográfica las claves del cine actual, con influencia extendida a gente como Tarantino -curiosamente ambos gustan de emplear un cierto reciclaje de otras influencias como el cine oriental o la TV, donde se hayan sus inicios- y toda la revolución e imitaciones que supuso a partir de la década de los 90′. Un director audaz que ni siempre consiguió unos resultados buenos en sus obras, puesto que muchas de ellas son simples encargos para pagar las facturas -es lo que tiene ser un tipo de vida agitada-, ni todas sus decisiones estéticas son brillantes pero que, aun así, realizó películas realmente estupendas, con un estilo propio incuestionable.

            Esta Duelo en la Alta Sierra, su primera película importante y segunda de su filmografía, es un western crepuscular en el que dos viejos amigos, ya sin lugar para ellos ni para sus códigos vitales en ese ya no tan salvaje Oeste, llevarán a cabo uno de los pocos trabajos que ya pueden conseguir: transportar oro desde las montañas a la ciudad. Cada uno cuenta con su propio pasado y sus propias heridas, a partir de las cuales uno, Judd –imperial Joel McCrea- apostará por la conservación del autoestima y el respeto por sí mismo como valor máximo y el otro, Westrum, desencantado por la ingratitud del mundo, preferirá dejarse caer en una visión más cínica y amoral en sus últimos días. Juntos iniciarán su viaje al ocaso, precipitándose conscientemente hacia la tragedia, conscientes y resignados. Qué otra cosa podrían hacer sino.

En la trama no faltará la relación paterno-filial con el joven e impetuoso ayudante que les acompaña y el romance de este con la bella chica que se les unirá a la aventura, dos jóvenes perdidos en su inexperiencia como contrapunto a esos viejos de vuelta de todo. Quizás la parte más tópica de la cinta pero que, no obstante, no da sensación de artificiosidad o impostura.

            Una magnífica película, cargada de melancolía y emoción contenida, sobre la necesidad de reivindicar el orgullo de uno mismo y la lucha contra un mundo hostil e inclemente en el que no hay sitio para las canas.

 

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 7,7.

Nota del blog: 9.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: