La muerte tenía un precio

7 ago

“Clint Eastwood me gusta porque es un actor con solo dos expresiones: una con sombrero y otra sin sombrero.”

Sergio Leone

 

 

La muerte tenía un precio

 

Año: 1965.

Director: Sergio Leone.

Reparto: Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Gian Maria Volonté.

Tráiler

 

 

             Y Leone sentó las bases del spaghetti western. Y vio que era bueno.

Leone volvía a reunir en Almería a sus secuaces Morricone, Eastwood y el poncho de éste para intentar reeditar el éxito conseguido el año anterior con Por un puñado de dólares, siguiendo con esas mismas claves del spaghetti western que venía desarrollando, es decir, historias asentadas en clichés con resabios tan épicos como caricaturescos y con un tratamiento humorístico, de la violencia y de los personajes, su presentación y caracterización distanciada y desmitificadora casi hasta la parodia.

            Para muestra, la continuación en el protagonismo de un antihéroe total como el hombre sin nombre de Clint Eastwood. Si en la primera parte de la trilogía aparecía en pantalla observando con apariencia indolente como un cuatrero pateaba a un niño en el suelo –¿se imaginan a John Wayne consintiendo tamaña barbaridad sin mover un solo músculo?-, esta vez queda retratado en su primer tiroteo, hecho de imprevisto y de espaldas, sin preámbulos, sin honra y sin gloria -¿se imaginan a John Wayne…?-.            

             En esta ocasión, Eastwood cederá parte del protagonismo a las otras dos patas sobre las que se asienta la película. El primero será el Coronel Mortimer, capaz de mojarle la oreja al bueno de Clint en un duelo sobre a ver quién mea más lejos; interpretado por Lee Van Cleef, un actor que había realizado unos cuantos breves papeles de villanos en western y serie B y que Leone recuperaba para la causa en uno de los pocos papeles positivos que disfrutará en su más bien pobre carrera.

Cerrando el ménage à trois, con un esquema de protagonistas que Leone volverá a reproducir con escasas variaciones en El bueno, el feo y el malo, repite el actor de carácter Gian María Volonté como villano de turno, de nuevo con un rol que se ajustaba bien a su particular dominio de la sobreactuación: el Indio, asaltador de bancos, un loco cruel y drogado al que le gusta jugar con fuego.

             En La muerte tenía un precio se aprecia cierta evolución del estilo de un realizador respecto a su cinta anterior que sabe manejar como nadie la particular épica de estas producciones, ahora con un guion algo más pulido –dos cazarrecompensas (Eastwood y Van Cleef), rivales o socios según la ocasión, y su cerco a un grupo de forajidos liderado por el terrible Indio (Volonté)-, ya obra del propio Leone sin plagiar a nadie, y con una cierta mejor factura en el tratamiento estético, sobre todo en la fotografía, la iluminación y las escenas nocturnas, si bien aún no da con la fórmula para rodar los tiroteos de modo que resulten naturales, así como empieza a notarse su tendencia a dejar alargarse el metraje del filme hasta donde sea necesario y más.

Para algunos –no un servidor-, la mejor de la Trilogía del Dólar.

 

Nota IMDB: 8,3.

Nota FilmAffinity: 8,1.

Nota del blog: 8,5.

About these ads

2 comentarios to “La muerte tenía un precio”

  1. Samuel Regueira 8 agosto, 2011 at 16:54 #

    No he visto ‘Por un puñado de dólares’, pero sigo prefiriendo ‘El bueno, el feo y el malo’ antes que esta. Lee Van Cleef está mucho más aprovechado, el propio Eastwood no (él está inmenso en todas) y la historia no se me hizo tan pesada como aquí (reconozco que cerca del tercio final me dormí la primera vez).

    Pese a todo, la genial banda sonora, la historia, Volonté o Kinski (geniales…) el particular modo de montar las escenas que tiene Leone… creo que justifican la celebridad que luce esta película. No es obra maestra pero casi.

    Por cierto, el final es calcado al de ‘Hasta que llegó su hora’, pero como en Leone el autoplagio es habitual tampoco ofende demasiado… Y sigo prefiriendo ésta última.

    • elcriticoabulico 8 agosto, 2011 at 17:38 #

      Yo también soy más de El bueno, el feo y el malo, que es un western que incorpora elementos puramente aventureros y de pérdedores en búsqueda del tesoro que personalmente me gustan mucho. Queda entretenido pese a que se le va el metraje de las manos. Además, Tuco Benedicto Pacífico Juan María Ramírez es todo un hallazgo y Van Cleef de malo, es Van Cleef de malo. Aunque en esta también esté muy convincente haciendo de bueno.
      Y bueno, Leone no era un tipo muy de pensarse las cosas, con dos o tres elementos tiraba de visceralidad y te hacía una película, por lo que no es de extrañar que alguna cosa acabe pareciéndose.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: